Ciudadanos reprocha el desamparo del Govern a los funcionarios tras las amenazas del miembro de JxS Lluis Llach

1206
Carlos Carrizosa en el Parlament de Cataluña
Carlos Carrizosa en el Parlament de Cataluña
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El diputado de Cs, Carlos Carrizosa, alerta que la precariedad laboral de los trabajadores públicos “ha subido un 4%” el último año y critica que el Govern “no ha hecho más que recortarles derechos y salario”

“Usted debería proteger y tranquilizar a los funcionarios, pero pasará a la historia como la consellera que aplaudía a quien les amenazaba”. Así se lo ha dicho el diputado y portavoz parlamentario de Ciudadanos (Cs), Carlos Carrizosa, a la consellera de Gobernación, Meritxell Borràs, en referencia a las palabras del diputado de JxSí, Lluís Llach, que aseguró en una conferencia que ‘los funcionarios sufrirán’ si no hacen lo que quiere la Generalitat.

En una pregunta del partido en la sesión de control, le ha recriminado que su gobierno “está dedicado casi en exclusiva a un proyecto político para sacar a todos los catalanes de España y de Europa” algo que “genera intranquilidad sobre todo a los servidores públicos”. Por eso, le ha preguntado “qué hace su departamento para protegerles de esa incertidumbre”, a lo que Borràs no ha contestado.

Tras afearle que  pidiera a los funcionarios “faltar al trabajo para jalear al señor Artur Mas en la puerta de los juzgados”, Carrizosa le ha echado en cara a la consellera todo lo que han sufrido los trabajadores públicos desde que gobierna Convergencia: “Han capitaneado los recortes de salario y son los campeones en recortar también sus derechos sociales”. Ante esta situación, ha instado a la Generalitat a “fijar un calendario para la devolución de las pagas extra que se les debe”.

Durante el pleno del Parlament, el portavoz parlamentario de Cs ha alertado que la precariedad laboral de los funcionarios “ha aumentado en un 4% el último año” mientras el Govern “tiene en el cajón una ley de desconexión que genera incerteza e inestabilidad”, por lo que algunos sindicatos se han apresurado a redactar protocolos de cómo reaccionar.