El separatismo catalán instrumentalizando el dolor

0
1000
El separatismo catalán instrumentalizando el dolor | Fotografía: Generalitat de Cataluña
El separatismo catalán instrumentalizando el dolor | Fotografía: Generalitat de Cataluña
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No es el momento. No.

El separatismo catalán en su línea, ni en los momentos más trágicos, en los de más dolor, son capaces de apartarse de su pretensión. Siempre en alineación con su causa, sin perder la ocasión, tal y como se ha puesto de manifiesto en el cronograma de las diferentes intervenciones seriadas durante la gestión del doble atentado terrorista sufrido por Cataluña. Ahí va, una muestra de la sucesión. La crónica.

Viernes, 18 de agosto de 2017. Aeropuerto del Prat. Barcelona.

El Sr. Romeva, Conseller de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat, no se ha visto en otra. Despreciado y ninguneado internacionalmente en la mayoría de los diferentes viajes girados en defensa de la hoja de ruta de su procés, ha tenido su momento de gloria, al  verse con el ministro de Exteriores francés, Dean Yves Le Drian, y con su homólogo alemán Sigmar Gabriel.  Inmediatamente a que esta interlocución se sucediese, el jefe de prensa del Carles Puigdemont, Pere Martí Colom, procedió con celeridad a su rentabilización, difundiendo en la red social twitter el siguiente mensaje: “Recordáis que decían que no tendríamos relaciones internacionales, que no nos recibiría nadie. Cierto, el consejero Romeva los recibe en su despacho”.

El Sr. Martí Colom obvia varias cuestiones. En primer lugar, que el Sr. Romeva no recibe en su despacho a ningún Ministro de Asuntos Exteriores, lo hace en la sala de autoridades del aeropuerto del Prat; en segundo lugar, esa interlocución se produce en el seno del acto oficial que el Gobierno de España y su Delegación en Cataluña organiza para recibir a los ministros de Exteriores de Francia y Alemania, países con nacionales afectados por el atentado de las Ramblas de Barcelona, y que se formaliza horas mas tardes en una reunión con la Vicepresidenta del Gobierno de España. Nada que ver con el Tú a Tú entre homólogos, insinuado en los 140 caracteres del twitter del jefe de prensa del President Puigdemont. Romeva no se ha movido un ápice de su inanidad. Lamentable, muy lamentable la actuación de la Generalitat.

Viernes, 18 de agosto de 2017. Sede de TV3. Barcelona

El Sr. Conseller de Interior, Joaquim Forn, al informar en TV3 sobre la nacionalidad de las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils, identificó a dos personas catalanas y dos de nacionalidad española. Me remito a lo manifestado por Societat Civil Catalana: ¿Le ha preguntado a las víctimas?.

Sus víctimas Sr. Forn, no son suyas, son nuestras. Si, si nuestras. Nos duelen todas, por igual. Ha jugado, una vez más, al más rancio estilo del independentismo catalán. Brutal. Pero se lo voy a decir con toda claridad: “Sr. Forn, los fallecidos en los atentados, no son suyos, son nuestro. Sin más”. Son nuestros compatriotas, sin otra distinción que la que les da su única nacionalidad, la española. No hay otra identidad. En momentos de conmoción deberían de apartar su deslealtad. Todo tiene un límite, y el respeto a las víctimas, lo que más.

Viernes, 18 de agosto de 2017. ANC USA. Red social twitter.

La Assemblea Nacional Catalana, desde su cuenta ANC USA de Twitter, retuitea una noticia publicada en la versión estadounidense del periódico Metro, en la que incita a no enarbolar la bandera de España, sino la senyera o la estelada, para mostrar su solidaridad por los atentados de Cataluña.“ Metro US: If you want to show solidarity for Barcelona, use these flags, no the Spanich one”.

No sorprende este planteamiento de quienes, desde el 2012, vienen organizando junto con Òmnium Cultural, la Fiesta Nacional de Catalunya a los socaires que le marcan las soflamas secesionistas, y este año mucho más, en el que quieren una Diada “espectacular”, que les avale en su falta de legitimidad al golpe institucional que llevan tiempo anunciando estar dispuestos a dar.

Esperaremos al próximo once de septiembre para ver su comportamiento ejemplar, su proceder, su solidaridad, y saber sí el día de su Fiesta Nacional se levantan contra el yihadismo internacional o siguen alimentando su odio a España en ese camino emprendido hacia ninguna parte que ha trazado el independentismo catalán.

Domingo, 20 de agosto de 2017. Sede de Catalunya Radio. Barcelona.

La CUP anuncia su intención de no acudir a la manifestación de repulsa del terrorismo en Barcelona, que se celebrará el próximo 26 de agosto, argumentando no querer representación institucional del Estado español. Que no se vuelva a repetir esa imagen de aparente unidad que devino el pasado 18 de agosto, y en el que las autoridades españolas coparon el acto central del  minuto de silencio en la Plaza de Catalunya.

Los antisistema quieren a la sociedad civil y no a las más altas instituciones del Estado. Ni al Rey ni al Gobierno, según ellos, “porque están contribuyendo a financiar el terrorismo de cariz islámico”. He aquí la ambigüedad en la que se mueve la CUP, por un lado, el Rey no es bienvenido por la causa referenciada, pero sí justifican la presencia de personajes como Arnaldo Otegi y Nicolás Maduro, artesano de la paz y demócrata del régimen bolivariano, respectivamente, avalando sus pretensiones independentistas.

Indigna esta instrumentalización del dolor ante un atentado que iba dirigido inicial  y únicamente contra Barcelona, a la que siempre hemos consideramos en España una ciudad “adelantá”, por llevar implícita la modernidad, la diversidad, la multiculturalidad. Sintetiza lo más occidental de occidente, y esa y no otra, es la causa de haber sido objetivo del atentado yihadista.

Ni es el momento, ni el contexto para rentabilizar proclamas independentistas. Mucho me temo que las mismas harían perder a Barcelona su condición de “adelantá”.

Mª Carmen Espejo

@maespejob

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cuatro =