Sánchez llegó para salvar al PP y con ello al bipartidismo

1571
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez | Pool Moncloa/José María Cuadrado
Comparte
  • 47
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    47
    Shares

A primera vista parece extraño, pero a nada que rascamos un poco aparece la luz que salvo al PP del desastre total. Rajoy estaba acorralado por la corrupción y el fracaso con el Proceso catalán al que ya no sabía cómo reconducir. La caída del PP en las encuestas era vertiginosa y ya había dejado de sumar con Ciudadanos al que había atacado sin pudor, pero con el único resultado de que ahora los partidos que sumaban eran Ciudadanos con el PSOE. Y cuando más impotente se sentía Rajoy a la espera de la segunda parte del caso Gürtel, sin poder ir a unas elecciones donde no sacaría más allá de un 10% de los votos, y sin poder afrontar el reto de Torra, aparece un ángel salvador llamado Pedro Sánchez, y le libera de todo compromiso retornándolo al paraíso de su antiguo cargo en la tranquila Santa Pola, lejos de la política y las disputas externas con Rivera, con Torra, con el propio Sánchez,  o las internas con Aznar y otros que no estaban en su lista.

Gracias a la moción de Sánchez ahora el PP tendrá ocasión de regenerarse y aparecer como algo nuevo por muy viejo que sea. Ahí está Cospedal afirmando que ella hubiese aplicado el 155 mucho antes, suponemos que cuando lo pidió Albert Rivera, pero no la dejaron por culpa de Soraya de Santamaría, que aunque no lo dice abiertamente lo deja caer para que se entienda. Ahí está también Casado quien promete sabia nueva además de juventud, que es la moda, y con el apoyo de gran parte de la vieja guardia. Una lucha complicada donde nadie sabe a quien apostar para salir en las próximas lista del PP a un año de las elecciones locales.

Ahora anda crecido Sánchez porque suma con sus socios de moción y también con Ciudadanos. Su asesor de márketing, Iván Redondo, le aconseja ser moderado y paciente, pero sobre todo internacional. Ya le condujo al éxito en el Congreso que lo nombró y también con la moción de censura ¿Cómo no confiarle la remontada si hace milagros?. Es de suponer que su disfrute de la Moncloa, las carreras por sus jardines y los juegos con su perro no duren mucho. Sus compañeros de viaje lo abandonarán pronto porque negociar con Torra es más complicado que hacerlo con un cabestro ya que Torra enviste y no entra al trapo. Se quedará solo con lo que dicen las encuestas, que suma con Ciudadanos y no sumaría con Podemos, ni el PP con Ciudadanos, claro que eso es hoy pero encariñado como está con su nueva casa de la Moncloa quizás alargue demasiado su estancia hasta que el PP remonte, porque remontará si neutraliza el ascenso de Vox mientras el PSOE irá bajando según sus casos de corrupción vayan siendo juzgados.

De momento solo hay una cosa clara, Sánchez salvó al PP de ser un partido sin influencia política con un derrumbe al estilo de UCD. Por otro lado, la valentía de Inés Arrimadas, su clarividencia, y la coherencia y pragmatismo de Albert Rivera hacen predecir que Ciudadanos será decisivo en cualquier caso y nadie logrará privarle de una fuerte presencia en las elecciones municipales y autonómicas de 2019. Al PP y PSOE le quedan muchos imputados por juzgar, demasiados.