Salvemos la democracia

2307
Salvemos la democracia
Salvemos la democracia
Comparte
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
    10
    Shares

Democracia, sí, ese término tan bonito, tan usado y a la vez tan manido. Término últimamente usado para cometer los mayores desmanes posibles en una sociedad por aquellos que interpretan democracia según sus necesidades y designios dejando de lado a la base de la democracia, la participación efectiva del pueblo en el gobierno.

Deberíamos de actualizar el lema que impulsó la Revolución Francesa, libertad, igualdad y fraternidad, deberíamos de incluir el termino justicia y como no, deberíamos de aunar todo ello mediante el uso de la verdad.

No estaría de mas diferenciar el termino liberalismo el termino ultraliberalismo, este último, el ultraliberalismo, es el núcleo de los males que acechan a nuestra sociedad. Cualquier posición cuando se radicaliza y antepone el prefijo ULTRA suele conducir a que una buena idea deje de serlo para radicalizarse y empezar a ser utilizada para cometer y justificar actos fuera de lo razonable.

La democracia está muy desacreditada últimamente porque el capitalismo ultraliberal ha borrado la voluntad popular. Los decisores políticos se ven forzados a no tomar decisiones por y  para el bien de los ciudadanos, toman decisiones por y para el bien del poder económico. El materialismo y el individualismo llevados a sus ultimas consecuencias, ULTRA, han pasado a coartar la libertad, a aumentar de forma desmedida las desigualdades y, desde luego, a que la fraternidad deje de existir desde el momento en que me preocupo por lo mío y dejo de lado los problemas de los demás.

No es de extrañar por tanto que en el mundo occidental cada vez aparezcan mas movimientos populistas que su único afán es destronar al poder económico ultraliberal, y frente a ellos aparezcan movimientos liberal-progresistas que buscan la actualización de la libertad individual fomentando la igualdad y la fraternidad en la población. Todo ello aderezado con justicia sana y despolitizada y sobre todo mostrando la verdad sin tapujos que lleve a la población a tener ilusión por participar en la sociedad de forma colectiva manteniendo su individualidad.

Necesitamos reenfocar la democracia desde una posición liberal-progresista para, que desde la libertad individual y con el control mínimo y necesario para evitar que se desvíe nuevamente a posiciones ULTRAS, los ciudadanos sintamos que la justicia y la verdad son los garantes para ser libres e iguales y que ayudar a los demás en sus necesidades es la base de la convivencia.

¡Salvemos la democracia¡

Dr. Antonio Alonso Martin – @aalonsocs