¿Pero quiénes son la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública para rechazar nada?

0
2647
Amancio Ortega, por Danor Shtruzman
Amancio Ortega, por Danor Shtruzman
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No sé qué defiende la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública salvo su propia existencia, sus cuantiosas subvenciones públicas que restan recursos a la sanidad, o sus poltronas bien pagadas.

Esta vez voy a escribir desde las tripas y no desde mi parte racional, que es como intento siempre hacerlo.

Como enfermo de cáncer tengo que agradecer a esta Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública que hayan intentado poner un poco más difícil el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad a los que vienen detrás de mí con su “rechazo” a la donación que generosamente ha hecho Amancio Ortega. Podía habérselo gastado en copas, o en viajes, o haberlo donado a las Hermanitas del Santo Sepulcro, pero no, lo ha donado a la sanidad del país donde vive y paga sus impuestos.

A estas asociaciones, politizadas, en nada les interesa el funcionamiento de la sanidad pública, ni el bienestar de los pacientes. Ni siquiera las condiciones de trabajo del personal sanitario que día a día y con un esfuerzo y dedicación encomiables, nos dedican su tiempo, su sabiduría y su conocimiento a todos los que sufrimos alguna enfermedad. Sólo hacen política con la desgracia de otros. Sólo reciben recursos que bien podrían poner una cama más en un hospital, un TAC más, o simplemente pagar unos cuantos sueldos más a personal sanitario del que estamos muy necesitados. De esos recursos desperdiciados en sus intereses no se quejan ¿no?

¿Ignoran estos iluminados que los recursos del estado son limitados? ¿Ignoran quienes rechazan una ayuda que va a beneficiar a mucha gente que no son nadie para rechazar nada? No, no lo ignoran. Sólo están haciendo política con ello, sólo están aprovechándose de la desgracia de muchos para vivir magníficamente, para “salir en los papeles”.

Amancio Ortega y su “fundación” bien podían haber hecho esa donación en algún país de África, Asia o Iberoamérica, que también las hace, y habría sido mucho más agradecida. El absurdo de estos ignorantes, que rechazan la donación, de recurrir a la justicia fiscal es una excusa de mal pagador. A no ser que pretendan establecer unos impuestos confiscatorios que acabarían con la riqueza y la posibilidad de tener una sanidad pública, Amancio Ortega seguirá siendo millonario y seguirá pudiendo hacer las donaciones que le dé la gana. ¿Por qué no a la sanidad pública si todos los recursos son pocos?

Yo, como usuario de la excelente sanidad pública de la que disfrutamos los españoles, propongo que no se le otorgue ningún tipo de subvención a estas asociaciones y se dediquen esos recursos a mejorar las condiciones del personal sanitario y las instalaciones de nuestros centros de salud y hospitales. Puestos a hacer demagogia, yo también.

Y para Amancio Ortega y su fundación sólo un GRACIAS, con mayúscula.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + 7 =