¿Qué añadir sobre la sentencia de la manada que no se haya dicho ya?

671
La Justica
La Justica
Comparte
  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12
    Shares

Las redes arden, las calles rebosan indignación y los partidos matizan su enfado ya que sus cargos públicos han de afirmar que respetan las decisiones judiciales mientras su ira les rebosa en muchos casos. Como afirman las representantes femeninas que se sienten también violadas, privadamente la sentencia es intolerable. Esta es la actitud de Ciudadanos con Inés echando humo y Rivera lamentándola, mientras el PP reconoce que la ley pide reformas y la izquierda critica la sentencia con dureza, aunque lamentablemente algún representante como Echenique aproveche la ocasión para hacer mofa de Ciudadanos antes de oír sus declaraciones. Lamentable.

Para no repetirme he querido buscar argumentos en mi parte racional pero mi razón está hoy tan indignada que difícilmente puedo encontrar alguna forma de comprender que penetrar a una mujer por todos sus orificios depositando en su interior un esperma de genes agresivos, psicopáticos y no deseados, no sea una agresión. Con todo, y por salirme de la sentencia, diré que el voto particular del juez González resulta especialmente vomitivo, indignante, y si la ley lo permitiese, deberían apartarlo de una profesión para la que no parece capacitado. En 237 páginas explica el porqué los cinco imputados, y ahora condenados, son inocentes porque la víctima tenía “excitación sexual”, algo que no se juzgaba, solo si hubo consentimiento o hubo intimidación, agresión.

Este voto particular nos lleva a la conclusión de que nuestras leyes, además de garantistas, son muy abiertas, es decir, que cada juez las interpreta como quiere porque el texto lo permite. La prueba de ello es que los recursos suelen cambiar la sentencia del juez en muchas ocasiones cuando llegan a los Tribunales Superiores, algo que casi toda España desea que suceda en este caso. Lo que hemos de exigir cuando se nos pase el enfado y esa ira que nos ha inundado el pecho, es que la redacción de las leyes se revise y queden tan claras que el juez solo tenga que aplicarlas y no interpretarlas. Lo del sistema garantista también tiene aspectos que a los ciudadanos nos cuesta entender, por ejemplo, que se desestimen pruebas porque no han sido obtenidas legalmente y por lo tanto no permitan condenar a quien es evidentemente un delincuente peligroso. En este caso los WhatsApps.