Psicólogos Clínicos en Atención Primaria, una necesidad social

582
Dr. Antonio Alonso Martin
Dr. Antonio Alonso Martin
Comparte
  • 16
  • 63
  •  
  •  
  •  
  •  
    79
    Shares

La evolución de las sociedades occidentales puede llegar a convertirse en tóxica psicológicamente hablando para su población.

Según la OMS en los períodos de crisis que hemos vivido, las enfermedades mentales han tenido una incidencia en el PIB de los países de la Unión Europea de entre el 3 y el 4%. (http://www.euro.who.int/__data/assets/pdf_file/0008/134999/e94837.pdf )

Estamos viviendo una época de grandes cambios, que afectan de una forma radical a las estructuras sociales que durante mucho tiempo han servido de armazón a la sociedad.

Estas transformaciones están provocando una verdadera revolución social que está afectando de una forma inequívoca a las decisiones políticas. Los rápidos cambios de la vertiente social someten a los ciudadanos a tensiones que pueden llegar a ser insoportables, y la salud mental tiene un componente contextual social indudable:

  • Estamos inmersos en una sociedad en red, que está haciendo que las pautas de comunicación social estén sometidas a un mayor estrés, y sobre todo a la creación de grupos sociales claramente separados unos de otros, cuya consecuencia final es que se percibe o incluso se ve al grupo social distinto al tuyo como un extraño y una amenaza constante. Esto está generando verdaderos grupúsculos sociales enfrentados en los que “la  única  verdad” es la que emana de ellos.
  • Cada vez más se ve el mundo que nos rodea como una amenaza, no como una oportunidad, y a los semejantes como competidores y no como colaboradores.
  • Vivimos en un mundo pequeño, nada ocurre en un punto del planeta sin que tenga consecuencias directas y automáticas a miles de kilómetros.
  • El trabajo se está transformando ya que se centra más en un acuerdo entre empresario y trabajador, lo que conlleva a una mayor inestabilidad laboral.
  • También se está transformado de una manera vertiginosa el modelo de familia, siendo una de sus causas la disociación entre la paternidad y procreación.

Todo lo anterior,  entre otras razones, está apuntalando de una forma clara, el aumento de síndromes de ansiedad y depresión. Una sociedad en la que sus individuos ven el mundo como una amenaza, en la que lo efímero y la incertidumbre son los ejes que mueven muchos de nuestros comportamientos.

Teniendo en cuenta la rapidez en la que vivimos, la ansiedad por lo que podemos perder y la depresión por lo que se ha perdido conviven en ciclos muy rápidos y consecutivos en la vida de una persona, que indudablemente influyen en la incidencia de trastornos de la conducta y enfermedades mentales.

Cada día es más habitual encontramos con personas que han pasado por distintas consultas médicas, servicios de urgencias, etc. para intentar buscar una solución a lo que subyace a su padecimiento, un malestar psíquico. Son sometidos a diferentes estudios complementarios y terminan acudiendo a unidades mentales por un diagnostico por exclusión.

La puesta en escena de los psicólogos clínicos en los Centros de Salud de la Comunidad de Madrid desde el día 19 de marzo de este año,  promovido por Ciudadanos,  responde a la necesidad de dar solución a estos pacientes. Era una necesidad ineludible hecha realidad.  Con la incorporación de estos profesionales, los pacientes que necesiten de sus servicios van a poder ser atendidos de una forma rápida y cercana, característica imprescindible de la Atención Primaria.

Dr. Antonio Alonso Martin