Pedro Antonio Sánchez, presidente interino de Murcia, no sale en la foto con Rajoy

0
475
Pedro Antonio Sánchez
Pedro Antonio Sánchez
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Algo pasa en Génova cuando Pedro Antonio Sánchez, presidente interino de la Región de Murcia, no hará acto de presencia en la reunión de líderes autonómicos del PP convocada hoy. Sánchez, quizás a sugerencia de alguien cercano a Rajoy, que está un poco quemado de mandar “fuerzas” a personajes que después pasan por las salas de vistas de los juzgados.

El caso es que Ciudadanos no está dispuesto a que el Partido Popular le tome el pelo ni un segundo más, y tampoco está dispuesto a que Pedro Antonio Sánchez no cumpla su palabra basándose en un matiz semántico más propio de un niño de primaria que de un presidente de comunidad. El que el rodillo del Partido Popular cambiara la palabra “imputado” por “investigado” no quita equivalencia a ambos términos, pues ya no existen imputados, que han pasado a ser investigados. Le valdrá para darle argumentos ridículos a sus seguidores hooligans, pero desde luego a nadie que tenga dos dedos de frente, ni siquiera de su partido.

El miércoles se debate la moción de censura presentada por el PSOE, y el jueves se vota. Es evidente que el Rajoy tiene pavor a perder el gobierno de Murcia y que Ciudadanos ha dicho “basta” y no está dispuesto a que el PP siga gobernando el país entero como si tuviera mayoría absoluta. Ciudadanos ha venido a la política, entre otras cosas, para limpiarla y para imponer estándares europeos de transparencia y honradez, le guste, sí o no, a quien sea. Más vale que los viejos partidos conservadores y socialdemócratas se vayan acostumbrando, y los antisistema no caigan en los mismos vicios que estos, o creen otros nuevos, como el ya famoso “nepotismo podemita”.

En Andalucía a Susana Díaz y sus “amigos” Chaves y Griñán, les ha salvado de la responsabilidad política Podemos, contra el criterio de Ciudadanos. Curioso ¿Verdad? En Madrid, los gobiernos del PP van a tener que dar cuenta de su gestión en las correspondientes comisiones sin que, en este caso, Podemos o el PSOE les vayan a salvar de nada. Ni de lejos quiere el PP perder un gobierno donde la primera condición que ha puesto Ciudadanos para apoyar una moción de censura es realizar una auditoría de los 25 años de gobierno popular en la comunidad, y la segunda la convocatoria de elecciones tan pronto sea posible.

En Granada el alcalde popular se empeñó en no cumplir lo pactado, en faltar a su palabra. Dejó de ser alcalde y el gobierno dejó de ser popular. ¿Se atreverá Rajoy a volver a retar a Ciudadanos faltando a su palabra otra vez?