Mujer víctima de trata: La esclava del siglo XXI

Mujer víctima de trata
Mujer víctima de trata
Comparte
  • 19
  • 68
  •  
  •  
  •  
  •  
    87
    Shares

Hoy, 8 de marzo, día de la mujer, quiero enviar una lanza al corazón de esas personas sensibles a las que les duele el dolor ajeno, y me permito hacer un sentido homenaje a esas mujeres olvidadas, a esas que no existen porque se mueven en la “alegalidad”. Aquello que no se ve no está, pero están y más cerca de nosotros de lo que imaginamos y sufren, son explotadas, vejadas, marcadas y maltratadas, mientras unos miran para otro lado y otros “las consumen”, sí, las consumen porque son tratadas como bienes consumibles. Ellas carecen de todos los derechos, de todas las oportunidades, ellas quiero que hoy sean objeto de mi lucha, a la que quiero os unáis.

Como abogada he llevado varios casos de trata de mujeres, y he puesto mi esfuerzo y todos mis conocimientos, sirviéndome de los medios a mi alcance para que pudieran salir de ese submundo al que no pidieron ir, pero su situación es tan atroz, tan dolorosa, están tan perdidas, tan tristes, tan vejadas que lo mejor que podemos hacer es ofrecerles seguridad y sosiego, luego vendrá la defensa legal.

El bien Jurídico protegido es, como no podía ser de otra manera, la protección de la dignidad y la libertad del ser humano. La Convención de Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (Palermo 2000) desarrolla un protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños y el Convenio del Consejo de Europa Varsovia 2005 (Directiva 2011/36 del Parlamento y Consejo de la Unión Europea) establece que la transnacionalidad y la presencia de organización criminal dejan de ser requisitos para la persecución de trata, lo que facilita su persecución cuando la víctima es española, víctima que suele captarse por el método del “lover boy”, proliferando últimamente este tipo de captación de nacionales, siendo muchas de ellas menores.

En España, el delito de trata de seres humanos está específicamente tipificado en el artículo 177 bis del Código Penal, pero ¿se persigue con eficacia, hay interés en “salvar” a estas mujeres de sus explotadores y de sus consumidores? Ofrezco datos para la reflexión: el delito de trata es un negocio muy lucrativo, es el segundo más rentable del mundo; se calcula que el 80% de la prostitución ejercida en España es trata y que el 97% son extranjeras, en España hay unas 400.000 mujeres prostituidas (1 por cada 38 hombres).

Muchas juristas consideran que la prostitución es un tipo de violencia de género, por lo que debiera abolirse y perseguir a los consumidores, independientemente de que sea o no trata porque quien vende su cuerpo nunca lo hace libremente, se ve obligado a ello, ya sea por trata o por pobreza, que no deja de ser otro tipo de desigualdad. Esta tesis fue acogida por Suecia ya en el año 1999, siendo pionera en penalizar a los clientes de la prostitución con hasta un año de cárcel o multas de al menos un tercio de sus ingresos diarios durante dos meses, si querían eludir la prisión. La criminalización de los clientes se ha aprobado en Islandia, Canadá, Singapur, Corea del Sur, Sudáfrica, Irlanda del Norte, Francia y Noruega que también castiga a aquellos que hacen turismo sexual; otros países como Finlandia solo castigan la compra de servicios sexuales en caso de trata.

Todo esto nos lleva a plantearnos porque en España ha aumentado el delito de  trata de seres humanos con fines de explotación sexual, se cree que es debido al aumento de la demanda, por una parte por la “alegalidad de la prostitución”, ni se admite y regula ni se prohíbe, está en tierra de nadie, resultando dificultoso distinguir cuando se ejerce la prostitución de forma voluntaria y cuando se ejerce forzada, las víctimas además  tienen miedo de declarar contra sus captores, muchas veces porque tienen amenazadas a su familias en su lugar de origen o a sus hijos si viven en España;  por otra,  al estar prohibido el consumo en países de nuestro entorno, como Francia, nos hemos convertido en el “prostíbulo de Europa”, a esto debemos añadir la tristísima noticia de que el consumo entre nuestros jóvenes ha repuntado.

Por eso, hoy, este es mi grito de mujer: EDUCACIÓN EN IGUALDAD para evitar el consumo sexual, que se luche y se persiga el delito con más efectivos humanos y materiales, y que se proteja a estas mujeres para que recobren su libertad con todas las garantías.