El merecido reconocimiento del maestro

0
877
Aula rediseñada con mobiliario adaptable a las necesidades de la clase; diseño introducido en el Modelo TEC21. Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México
Aula rediseñada con mobiliario adaptable a las necesidades de la clase; diseño introducido en el Modelo TEC21. Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ayer se hizo público que el grupo parlamentario de Ciudadanos había llegado a un acuerdo con el gobierno, para destinar 20 millones más a la lucha contra el fracaso escolar.

Para no variar, los que no trabajan y se dedican solo a las televisiones y criticar el trabajo que hacen los demás (del suyo no hablamos pues no existe), hay que explicar que la comunidad educativa ha sido una de las más afectadas en los recortes del gobierno de Mariano Rajoy. Tampoco hay que olvidar, que fue Zapatero el que inició los recortes congelando sueldos de los funcionario, cuerpo al que pertenecemos los docentes, y desaparecieron cualquier tipo de ayuda económica a recursos educativos.

Los recortes educativos han consistido entre otras cosas en congelaciones salariales, despidos de interinos o contratos abusivos, incluso absurdos. Se han llegado a contratar a dos interinos para un único puesto, pero sin llegar a las horas necesarias, contratos precarios para el trabajador y para los alumnos que ven reducida la posibilidad de tener un profesor a horario completo, que imparta en condiciones la materia, a cambio de dos compañeros, que en contratos de 10 o menos horas, hacen lo que pueden, incluso trabajar más horas de las que han sido contratados.

A pesar de esto, se han llevado a cabo dos leyes educativas, LOE y LOMCE, las cuales no se podían aplicar por falta de recursos económicos, por falta de voluntad política y lo que es más grave, participando en la desvertebración del sistema educativo español. Hay algo que es casi peor si me lo permiten, se realizan cambios en algo tan importante como la evaluación y la programación, pero no se explica como hacerlo a los docentes, que con suerte se apuntan VOLUNTARIAMENTE y fuera de horario laboral, a cursos que puedan orientarles a cómo realizarlo. Así, depende de la buena voluntad del docente o del tiempo que disponga, ya que tenemos vida fuera de la escuela, para poder hacer mejor nuestro trabajo. Existen horas de formación del profesorado dentro de nuestros horarios, pero no siempre los podemos usar para dicho fin, depende también del equipo directivo y su voluntad de formar a su equipo de profesores.

Y así llegamos a un cúmulo de fatalidades, y aún hay más, por las que no puede funcionar un sistema educativo que lleva años sufriendo los caprichos de los políticos que quieren dejar huella. Y desde luego que la dejan, han dejado un desastre de sistema educativo dejando taifas en cada comunidad autónoma, no hay que olvidar, que cada autonomía desarrolla la ley en sus particulares currículos y de ahí la diferencias entre todas y cada una de las comunidades.

Hay que valorar a los maestros, la labor que hacemos, el trabajo que sacamos adelante. Es una tarea preciosa, comenzar un curso escolar con niños y niñas que no saben leer ni escribir y que llegue diciembre y sean capaces de hacer una felicitación para sus familias. Oír a un niño que comienza a leer y comprende lo que ha leído, no tiene precio, es tal el orgullo de comprobar que tu esfuerzo ha sido compensado, que es imposible definir.

Sin un maestro, no llegas a estudios superiores, no llegas a un puesto de trabajo, no llegas a ser presidente del gobierno, no señores y señoras, sin un maestro no podrían leer esto que hoy escribo. Somos importantes, concédannos este privilegio y apoye nuestra labor y si un partido, como es en este caso Ciudadanos, consigue sacar adelante una propuesta de apoyo económico A LA EDUCACIÓN, DEJEN DE PONER PEGAS, necesitamos sacar un país adelante y todo comienza con una buena educación primaria.

Marta Sanz Gilmartín

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × uno =