¿Cuál es la meta de un partido como Ciudadanos?

2671
Ciudadanos
Ciudadanos
Comparte
  • 270
  • 64
  •  
  •  
  •  
  •  
    334
    Shares

Estamos viviendo un momento histórico

Lo que nuestra civilización nos ha enseñado es que la historia no espera a nadie ni a nada. Sencillamente sucede. Y esto es lo que está ocurriendo en nuestro país en los últimos años, muy en particular con la explosión del tema catalán en los últimos meses a niveles que cinco años atrás nadie se hubiese atrevido a diagnosticar.

En España estamos viviendo actualmente un momento histórico, de la misma trascendencia que tuvo la Transición entre los años 75 y 78. Fue un período de grandes acuerdos y consenso que nos llevó a la meta final que ha sido la Constitución Española, que se convirtió en la garante del período de mayor estabilidad y crecimiento de la historia contemporánea de nuestro país.

Pero ahora hemos entrado desde hace tres años aproximadamente, en una nueva Transición cuya partida de nacimiento es la propia estructura parlamentaria en la que conviven cuatro partidos políticos que han configurado un escenario nuevo para los consensos y la elaboración legislativa.

¿Cuál es el alcance real de esta nueva etapa de cambio político?

La realidad demoscópica nos dice que los ciudadanos menores de 40 años son los que están impulsando los nuevos partidos porque no se sienten representados ni se identifican con los partidos tradicionales como son el PSOE y el PP. Tanto Podemos como Ciudadanos, están siendo los receptores del descontento, así como de la desesperanza de muchísimos ciudadanos que en su día fueron votantes de los dos grandes históricos partidos españoles. Amén, también hay que decir, de la integración de Izquierda Unida en Podemos, más bien una absorción en toda regla, lo que es una fuerza centrípeta para que la marca Unidos Podemos siga teniendo muchos adeptos.

Pero volviendo a la realidad demoscópica que es la que marca las mutaciones sociológicas, el más sorprendente de los cambios producidos en el último año, es el de Ciudadanos, coronando su excelente desempeño político con la victoria incuestionable en las elecciones de Catalunya el pasado 21 de diciembre.

¿Cuáles son las razones de esta transformación en la orientación de voto de la ciudadanía?

1º) El hartazgo de la corrupción y que por culpa de estar pendientes de juicios y procesos en los que se discute si un político debe renunciar a su cargo en el momento que está siendo investigado o cuando se abra juicio oral (hay defensores para esta postura), la ciudadanía percibe la desatención evidente que los políticos, especialmente el gobierno, hacen en cuanto a los problemas más acuciantes que preocupan a la sociedad: paro, sanidad, educación, dependencia y un largo etcétera.

2º) Por culpa de lo mencionado en 1º) no se está trabajando desde el gobierno con un plan estratégico a medio y largo plazo sobre los ejes principales que deben ser atendidos en una sociedad moderna y abierta como la española, por ejemplo, la adecuación de los estudios universitarios y de postgrado a las reales necesidades de un mercado de trabajo cada vez más dependiente del factor tecnológico. O también, qué impulso real se está dando desde el gobierno al I + D + I, o quizás uno de los factores que más pueden contribuir al crecimiento de la riqueza, como es que haya emprendedores que pongan en marcha actividades económicas en diferentes sectores de la economía, pero que no tengan que luchar contra la burocracia, la falta de crédito o una sobrecarga fiscal impropia para potenciar que surjan start-ups, especialmente en los sectores de tecnología punta.

3º) La gente está cansada de candidatos que llevan más de 30 años en la política, caso del presidente Rajoy y que aún, a pesar de los problemas de corrupción que asfixian a su partido y que requieren de una profunda regeneración democrática, insiste en que seguirá siendo el candidato para un nuevo período legislativo, en el momento en que se produzca, cuestión que dependerá de cómo se lleve el tema de Catalunya y muy especialmente, los presupuestos de la nación.

Es evidente que el principal instrumento de gobernabilidad que tiene el Poder Ejecutivo en cualquier país es la ley de presupuestos, por lo que es indigno que tenga que estar sometida a vaivenes de por dónde calienta el sol de la composición de las mayorías, o dicho más coloquialmente, cuántos son los grupos que se oponen, como si de esta forma se esté haciendo un servicio al país.

El enfoque es absolutamente equivocado, porque para eso están las enmiendas y las discusiones de las respectivas comisiones, pero no la oposición por cuestión sencillamente ideológica, que no responde a las reales razones que marcan las circunstancias económicas y sociales. Esta es una cuestión que de manera recurrente hace que los partidos jueguen un papel lamentable, porque el perjuicio de no tener los presupuestos va directamente en contra de los ciudadanos.

4º) La ciudadanía ve lo malo y lo bueno de los gobernantes a pesar que los políticos, por lo general y especialmente los de los partidos históricos, estén como en una nube, mirando desde una altitud muy lejana de lo que son el común de los mortales. De ahí que Ciudadanos, se ha erigido como el auténtico partido de centro, no manchado por escándalos de corrupción y con un liderazgo de estado que ha facilitado la investidura de Rajoy y el apoyo a su gobierno en la defensa de la Constitución. Hoy día la gente quiere que se produzca ese cambio, como en su momento ocurriera con Adolfo Suárez.

¿Cuáles son las líneas maestras que Ciudadanos marca para todos sus responsables políticos?

Ciudadanos ha trabajado muy duro desde el vecindario, en las comunas y municipios en los que ahí se ven con claridad los intereses y demandas de los habitantes de cualquier región de España.

Con humildad y trabajando para garantizar la gobernabilidad, por ejemplo, de Comunidades como Madrid o Andalucía, también se está mostrando claramente el juego que Ciudadanos tiene entre manos: el interés de las personas, así como sus ciudades por encima de cualquier otro interés partidista tan habitual en la manera convencional de hacer política.

El centro es el cambio

El filósofo y experto de relevancia internacional en ciencia política, Norberto Bobbio, en su famosa obra “Derecha e Izquierda” describe con acierto la posibilidad de que la división izquierda-derecha, pueda (como dice él humildemente) en opinión de algunos teóricos haber quedado desfasada. Creo que desde mi posición como empresario y recién llegado a la política, me gusta y confieso que me ha impresionado la obra de Bobbio, que llevaba razón y se anticipaba, como todas las mentes preclaras, a lo que ya podía observarse en Europa, que el auténtico cambio venía por la moderación, el consenso y sin duda alguna, el centro.

¿Cuál es la meta de un partido como Ciudadanos?

El partido que preside Albert Rivera está conformado por un sólido equipo de profesionales, gente muy competente y que no tiene el lastre de la convivencia en partidos tradicionales y menos aún, el peso que supone para el prestigio personal de cada uno de ellos, de estar inmersos en problemas de corrupción.

El partido Ciudadanos ocupa el centro del espacio político, no sólo por convicción sino por sentido práctico, porque si algo ha hecho mucho daño tanto desde la izquierda como la derecha, es atribuirse ciertas medidas que cada una de esas posiciones han tomado y que siempre dicen que fueron los pioneros en cada una de las cuestiones fundamentales que requería en ese momento la sociedad española.

Si bien no quitamos mérito a los avances sociales y económicos que se pudieron conseguir en el pasado, por parte primero del PSOE y después del PP, siendo dos partidos claves en la consolidación del proceso de transición democrática, las circunstancias actuales han querido que el espectro político sea más diverso, por el agotamiento que el sistema bipartidista ha venido demostrando en los últimos años, evidente en la falta de imaginación para resolver los problemas que más importan a la ciudadanía.

Esta cuestión es la clave de que los hombres y mujeres españolas y todos los que residen y forman parte de nuestra sociedad, trabajando y conformando familias y ayudando al crecimiento del país, creen definitivamente que llegó un tiempo en el que el ciudadano es lo primero, más que las componendas políticas, las prebendas, los privilegios, etc. Esto se quiere erradicar. Nadie quiere escuchar más las palabras indulto, imputación, desfalco, malversación de fondos, etc.

El centro que representa Ciudadanos es un horizonte de esperanza y una nueva manera de hacer política.