La mentira y la manipulación, pilares de la vieja política

1533
Mariano Rajoy y Cristina Ccifuentes | Foto: D.Sinova / Comunidad de Madrid
Mariano Rajoy y Cristina Ccifuentes | Foto: D.Sinova / Comunidad de Madrid
Comparte
  • 39
  •  
  •  
  •  
  •  
    39
    Shares

La mentira y la manipulación forman parte de escenario político español desde hace décadas. Parece que no hay mes del año, e incluso semana, en la que no nos sorprendamos con una noticia que destapa una mentira, una manipulación, un privilegio o una maniobra para beneficiar a “los míos” aunque haya que pasar por encima de todos los demás.

Ser un buen mentiroso, mentir con descaro, es un valor para la vieja política. Indispensable incluso, pues son muchas las mentiras que hay que difundir para mantener a determinados individuos o sostener algunas posiciones.

¡Y qué decir de la manipulación! Antiguo arte que desde los babilonios, si no más allá, impregna esa política rancia que tan sólo beneficia a unos pocos en perjuicio de todos los demás.

Rajoy es un prodigio de la mentira y la manipulación. Este fin de semana se ha montado un circo para intentar volver a manipular a los ciudadanos de nuestra querida España. Pero mira tú por donde Cifuentes, y en buena parte Feijó, le han fastidiado el espectáculo. Si a eso le sumamos las encuestas publicadas este mismo fin de semana el pobre gallego inmovilita tiene que estar teniendo una digestión pesada del su conciliábulo particular.

No se quedan atrás desde el PSOE y Podemos. No cabe duda que en Madrid, comunidad y ayuntamiento, ambos son lo mismo, y hacen cambalache entre el apoyo del PSOE a Carmena en el consistorio y el de Podemos a Gabilondo en la Asamblea. Poco le importa al PSOE y a Podemos la Universidad Rey Juan Carlos y el valor de los títulos que obtienen los estudiantes que allí dejan su esfuerzo. No. Mucho más les importa aposentar sus ilustres traseros en la primera fila de la bancada del hemiciclo de Vallecas. Lo poco propicias que son para ellos las encuestas les hace tener la misma ansiedad por ocupar esos asientos que el Partido Popular temor por dejarlos.

Parece que tan solo Ciudadanos quiere saber qué ha pasado de verdad. Parece que sólo Aguado hace las preguntas importantes. Importantes para los alumnos de la Rey Juan Carlos, importantes para que los madrileños sepamos quién nos gobierna y la calidad de su decencia, importantes para que esto, que huele muy mal, no vuelva a pasar gobierne uno u otro.

Pero todo eso ya lo sabemos. No hace mucho PP y PSOE, con la estimable ayuda de Podemos, se pusieron de acuerdo, nuevamente, para tumbar, retrasar y vaciar de contenido la normativa de Ciudadanos que pretendía la Protección Integral de los Funcionarios Denunciantes de Corrupción de la Comunidad de Madrid. Oiremos siempre en los medios tirarse la corrupción a la cara uno al otro sin el más mínimo decoro, pero también los veremos juntos cuando de tumbar las legislaciones que impidan esa corrupción se trate.

Mentira, manipulación y ficción son las claves de esa vieja política que tanto gusta al PP, PSOE y Podemos. Y así nos va.