La irracionalidad repetida como argumento degenera en demencia

0
481
Isócrates, discípulo de Sócrates y Platón, decía que la democracia se autodestruye cuando se considera la impertinencia como un derecho y el no respeto a la ley como libertad
Isócrates, discípulo de Sócrates y Platón, decía que la democracia se autodestruye cuando se considera la impertinencia como un derecho y el no respeto a la ley como libertad | Foto: Kippelboy
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El President Catalán en el exilio se presenta a elecciones autonómicas y la Presidenta del Parlament dice que la DUI era una broma mientras Inés Arrimadas clama por la aplicación de la justicia

Isócrates, discípulo de Sócrates y Platón, decía que la democracia se autodestruye cuando se considera la impertinencia como un derecho y el no respeto a la ley como libertad, y esto 350 años a.c. en la cuna de la democracia, algo que los griegos respetaban más que a los dioses, y desde luego mucho más que lo hacen Puigdemónt, Junqueras o Forcadell.  Posteriormente a la Grecia Clásica  todo progreso vino de la mano de los grandes imperios, de la unión y nunca de la dispersión. La Europa de los pueblos que hemos oído nombrar a nacionalistas Catalanes y vascos ya existió con repúblicas o monarquías como Génova, Venecia, Nápoles, los estados alemanes, o la España dividida en varios reinos, ciudades estado que no aportaron nada al progreso de la humanidad salvo cuando se unen bajo una misma bandera. Otro intento anterior se ser pequeños surge cuando La Republica Española tuvo que cortar en 1934 la proclamación de Independencia Catalana, aunque fuese dentro de una hipotética Republica Federal Española que estaba por construir. Era época de proclamaciones pero la de Companys duró exactamente 10h, el tiempo necesario para detenerlo junto a los mossos insurrectos  ¿Por qué ahora el Process se eterniza de forma desesperante para los que lo animan y para los que lo combaten?

El problema es que España se ha convertido en un sistema tan garantista que da más miedo ejecutar las leyes que incumplirlas. Uno pierde la noción del tiempo en estos largos procesos legales con sus sumarios, juicios, cambios de jueces, recursos y más recursos. Ya no nos acordamos si Blesa, Rato, o Matas están en la cárcel, en libertad, o se han muerto. La ira se nos acaba a la espera de la sentencias ¿Cuándo saldrá la condena de Urdangarín por aquel juicio del que ya se nos olvidó el veredicto? Algo así está sucediendo con la Generalitat. Hay detenidos del Govern que acabarán saliendo de la cárcel porque la prisión preventiva tiene unos límites, y otros que no entrarán nunca. Mientras Forcadell y todos los miembros de la Mesa afirman ahora que la DUI era una broma y que ellos respetan la aplicación del artículo 155 de la Constitución y que no volverán a hacer nada fuera del marco constitucional, algo que curiosamente la ANC ha premiado depositando un cheque de 150.000€. Las sentencias, sean las que sean, serán tardías dando lugar al sinsentido de que algunos candidatos al Parlament el 21D estén en la cárcel o en fuga y captura porque el sistema garantista, la verdadera amenaza para la democracia, no se atreve a inhabilitar a delincuentes que han manifestado públicamente romper con la Constitución y toda ley derivada de ella, delito flagrante que permitiría la actuación legal de la policía sin orden de juez alguno. Dice la justicia que los detenidos lo están por peligro de fuga, como demuestran los que han trasladado su residencia a Bruselas, o bien por su intención de seguir delinquiendo, claro que llamarle “intención” no es serio cuando continúan con su discurso sedicioso desde Bélgica , desde la cárcel donde juegan al ajedrez y al ping pong, o desde la calle, siempre utilizando la amenaza, las redes sociales o las ruedas de prensa, y amparándose en grupos antisistema, de extrema derecha, y hasta de Rusia que se dedica a desestabilizar lo que pueda este donde esté. De momento parece ser que  llevan gastados 69 millones de euros en propaganda para preparar el fallido golpe de estado.

Es muy triste pero en todo este tiempo solo ha habido una voz que preveía la DUI desde el principio de la legislatura. Fue Ciudadanos, donde una Inés Arrimadas desesperada por la inacción de los demás partidos, de sus dudas y esperanzas, nos advertía del peligro, una batalla que como Jefa de la Oposición perdía en su soledad frente a la Mesa del Parlament en busca de justicia y respeto a la ley. Se sumaron otros cuando ya era evidente el desacato, Rajoy y Sánchez, con Albiol e Iceta, pero con la versión blanda y judializada del artículo 155. Ahora clama sola de nuevo en el desierto político porque unas elecciones libres exigen condiciones que no se dan. Nadie la apoya en su lucha contra el adoctrinamiento (el PP de abstuvo aunque ahora proteste, y el PSOE voto en contra de la iniciativa de Ciudadanos), en TV3, en la Radio Cat o desde instituciones como la ANC. Poco importa que un Gobierno en el exilio con Puigdemónt a la cabeza, y que se define como Presidente de la Republica Catalana, se presente a las elecciones autonómicas del 21D, es solo una aberración más dentro de la enajenación mental que caló en el independentismo catalán y que parece contagiar a otros lideres inmersos en precampaña. De los políticos ya no esperamos mucho pero quizás podamos todavía confiar en la gente, esa que ha disparado en intención de voto al partido más coherente, el de Albert Rivera, se esté de acuerdo con su ideología o no, quizás vayan a votar masivamente y fuercen con su voto que a la mesa de negociación establecida para revisar la Constitución se sienten todos para establecer un consenso legal por vías legales. Piensen que un gallego se siente gallego cultualmente, por historia, por paisaje, habla y costumbres, como le pasa a un asturiano, un extremeño o a cualquier otro, pero han comprendido por sensatez que juntos económicamente y políticamente  se consiguen más cosas, juntos en España y junto a Europa.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − siete =