La extrema derecha nacionalista al poder en Cataluña

3227
En los últimos años el nacionalismo catalán ha recorrido un camino hacia la extrema derecha más xenófoba y más reaccionaria
En los últimos años el nacionalismo catalán ha recorrido un camino hacia la extrema derecha más xenófoba y más reaccionaria
Comparte
  • 179
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    179
    Shares

En los últimos años el nacionalismo catalán ha recorrido un camino hacia la extrema derecha más xenófoba y más reaccionaria. Paradójicamente, los partidarios de esa extrema derecha nacionalista, se han aplicado cada vez más en la tarea de estigmatizar mediante fake news y bulos diversos[1] a formaciones de carácter liberal y progresista.

El camino hacia al extremismo reaccionario ha alcanzado el culmen con la llegada Quim Torra a la presidencia de la Generalitat.  Este personaje proclama abiertamente sus principios xenófobos en artículos  publicados en medios subvencionado por la Generalitat de Cataluña, en los que muestra una visión cercana al fascismo y al Nacional Socialismo estigmatizando a gran parte de la población mediante una serie de caricaturas raciales, irreales y falaces. El objetivo de estos artículos es claramente deshumanizar de forma despiadada a los que no piensan o no hablan como él.

Basta con extraer algunos párrafos de sus artículos para comprender la magnitud del pensamiento reaccionario, racista y retrógrado de este individuo recientemente coronado como Presidente número 133 de la Generalitat.

Hablando sobre razas, el amigo Quim lo hace como si estuviera en la Alemania de los años 30. «España, esencialmente, ha sido un país exportador de miseria, material y espiritualmente hablando. Todo lo que han tocado los españoles se convirtió en fuente de discriminaciones raciales, diferencias sociales y subdesarrollo”[2]

Su visión de los hispanohablantes en Cataluña no encuentra calificativo: «Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. Están aquí, entre nosotros. Los repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza. Hay algo freudiana en estas bestias. O un pequeño bache en su cadena de ADN. Pobres individuos! Viven en un país del que lo desconocen todo: su cultura, sus tradiciones, su historia. Se pasean impermeables a cualquier evento que represente el hecho catalán. Los crea urticaria. Los rebota todo lo que no sea español y en castellano». «Hace un par de semanas viajaba en un vuelo de Swiss una de estas bestias. Al llegar al destino, se anunciaron en catalán las típicas observaciones previas al aterrizaje. La bestia, automáticamente, segregó en su boca agua rabiosa. Un hedor de cloaca salía de su asiento. Se removía, inquieta, desesperada, horrorizada por oír cuatro palabras en catalán. No tenía escapatoria. Un sudor mucoso, como de sapo resfriado, le manaba de las axilas. Hay que imaginarse a la bestia, ¡después de tanto tiempo!, ellas que pueden vivir en su mundo español sin ningún problema, escuchando cuatro palabras en una lengua que odia. Indignada, decidió escribir una carta en un periódico alemán de Zúrich, quejándose del trato recibido ya que se ‘violaban sus derechos’ al ser el castellano la ‘primera’ lengua oficial de España. Y, a toda plana, la queja de la bestia salió publicada».

Comparando el 15M con los golpistas del 23 F.  Fina ironía.

Tecleo en Twitter: “Esta panda de memos de los indignados nos lleva directamente al quinto mundo”. Y lamento ser tan bestia, pero hoy no hay tiempo para los matices. No hay tiempo para decir que hay ideas muy bellas tras el 15M. El resto de amigos tuiteros expresa más o menos lo mismo.” [3]

Lo que algunos venían advirtiendo desde hace tiempo, que el nacionalismo no pretende construir una democracia sino una dictadura con ‘aire republicano’, queda plenamente confirmado con el nombramiento de este  nuevo presidente. Fuera caretas. Se confirma plenamente que el nacionalismo catalán no es más que la versión española de los movimientos de extrema derecha europeos de carácter xenófobo, lo que queda corroborado con la simpatía que el proceso separatista catalán suscita en la Liga de Norte de Italia[4] o  en los nacionalistas valones del mismo signo[5].

En definitiva, con esta presidencia Cataluña  se dirige a toda prisa hacia un callejón sin salida, arrastrando a los catalanes al abismo de la ruina cívica y económica. Confiemos en que esa mayoría de catalanes con visión cosmopolita, partidarios de una comunidad catalana abierta a todos y motor cultural y económico de España,  acaben neutralizando a estos extremistas suicidas que se esconden detrás de la Estellada. Todo mi ánimo y apoyo a las mujeres y hombres que luchan cívicamente por una Cataluña integradora y unida al resto de España. Porque, sin duda, siempre estaremos Mejor Unido en una España Ciudadana.

Jesús de la Cruz Oliva

____________________________________________

[1] ‘El País’ saca los colores a la prensa separatista con sus bulos sobre el 8-O. Libertad Digita. 2017 https://www.libertaddigital.com/espana/2017-10-09/el-pais-saca-los-colores-al-periodismo-separatismo-con-sus-bulos-sobre-el-8-o-1276607222/

[2]“Día de la raza”, però quina raça?. El Mati Digital. Quim Torra. 2010 http://www.elmati.cat/article/1212/dia-de-la-raza-pero-quina-raca

[3] Un dia de fúria i de vergonya. El Mati Digital. Quim Torra. 2011 http://www.elmati.cat/article/1686/un-dia-de-furia-i-de-vergonya

[4]La ultra derecha de Italia apoya el desafío independentista catalán. El Plural.   2017 https://www.elplural.com/politica/2017/10/05/la-ultra-derecha-de-italia-apoya-el-desafio-independentista-catalan

[5] Por qué la extrema derecha europea apoya al separatismo catalán. Huffingtonpost. 2017.  https://www.huffingtonpost.es/manuel-florentin/por-que-la-extrema-derecha-europea-apoya-al-separatismo-catalan_a_23264435/