La Cataluña secesionista sigue obstinada en que el mundo les apoya y España les persigue

760
Parlament de Catalunya | Fuete: Generalitat de Catalunya
Parlament de Catalunya | Fuete: Generalitat de Catalunya
Comparte
  • 23
  • 34
  •  
  •  
  •  
  •  
    57
    Shares

Todos los huidos de la justicia seguirán antes o después el camino que inicia Puigdemont en Alemania, la entrada en prisión. El CNI actuó astutamente siguiendo su fuga por varios países hasta que entró en Alemania, país donde están prohibidos los partidos independentistas y que castiga los delitos de traición con penas que van desde los 10 años de prisión hasta cadena perpetua. El mero hecho de que hubiese ido de paseo a Finlandia nos muestra como los huidos se sentían exiliados impunes, presos políticos que no existen en España para país alguno y menos en Alemania que es una democracia comprobada.

ANC, Ómnium, y la CUP, al menos, tratarán de llevar el conflicto a la calle por su extraño concepto de democracia y le encargarán la dura labor de la calle a las juventudes de la CUP ocultas bajo diversos nombres y utilizando menores. El más sorprendente de los argumentos utilizado por los secesionistas es la afirmación de que votar es democracia o que lo es toda manifestación pacífica mientras que impedirlo es fascismo. Democracia es cuando el poder lo ejerce el pueblo y si por ser una población grande no se puede ejercer la soberanía directamente en asambleas, se hace mediante la democracia representativa eligiendo libremente sus representantes. Para que los electos no usurpen el poder o lo ejerzan de forma sectaria, se establecen tres poderes independientes que se controlan entre sí, el Legislativo, el Judicial y el Ejecutivo, y además se fija un marco legal, la Constitución, que se establece de forma consensuada y se aprueba en referéndum fijando el camino para ser modificada y que siempre exige una mayoría cualificada de 2/3 o 3/5, en España y en cualquier país democrático del mundo.

Decir que la ONU apoya la autodeterminación solo puede ser fruto del adoctrinamiento porque es falso ya que la ONU solo aprueba estas consultas para colonias. También es falso que las consultas siempre son democráticas, por ejemplo, si hacemos un referéndum sobre si una mayoría quiere colgar a Puigdemont de los testículos en la estatua de Colon, y sale que sí, sería ilegal porque nuestra Constitución prohíbe la tortura y la pena de muerte. Claro que eso se podría cambiar pero por los caminos establecidos y con una mayoría cualificada.

Decíamos antes que las democracias actuales son representativas y por eso se eligen representantes en las urnas. Para lograr una gobernabilidad los sistemas electorales facilitan que haya una mayoría estable mediante el sistema electoral mayoritario (como Gran Bretaña o nuestro Senado), se bonifica con escaños al ganador (como en Grecia), o se exige un mínimo de votos repartiendo esos restos según formas establecidas (aparte queda el sistema de la circunscripción que en Cataluña ha otorgado mayoría de escaños a quienes perdieron en votos). Esto nos lleva a distinguir las dos cosas como muy bien argumentó Artur Mas cuando convocó elecciones plebiscitarias, o Bolaños (CUP) cuando le pidió que se fuera por haber perdido el plebiscito. Los escaños pueden dar derecho a gobernar pero siempre teniendo en cuenta la voluntad mayoritaria de catalanes que no apoyaron la independencia y sin olvidar que aunque hubiese ganado su tendencia, hay que seguir las vías legales que nos hemos dado para cambiar las leyes que lo impiden.

Los independentistas ya han perdido dos plebiscitos seguidos que no tenían derecho a convocar por ley, porque jamás hubo una mayoría que lo apoyase, y porque la soberanía reside en el pueblo español. No olvidemos que la mayoría cualificada se exige hasta para modificar el estatuto porque así se aprobó en referéndum. Frente a la falsedad, la mentira, y el engaño, solo queda la aplicación estricta de la ley porque de otra forma una mayoría de votantes se vería obligada por una minoría a hacer lo que no quieren, algo que solo se consigue con una dictadura o el engaño. Esperemos que el Estado sea firme y proteja a esa mayoría que no gobierna pero dejó clara su voluntad soberana, la que Torrent trata de evitar proponiendo candidatos  afines e inviables.