La fama del Gobierno y los gritos de auxilio, ¡libertad!

2230
Irene González Fernández
Irene González Fernández
Comparte
  • 46
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    46
    Shares

Ya sé que acaban de agarrar sus carteras ministeriales, y tengo aun más presente que la exaltación mediática por el nuevo Gobierno “estelar”, autodefinición de Calviño, no ha hecho más que comenzar; pero esta ola vacía y superficial de elogios, típica de la progresía, con el equipo de Sánchez, confieso que empezó a aburrirme a las pocas horas.

A primera vista los nombramientos nos pueden crear la imagen de un Gobierno que va a jugar a poli bueno y poli malo con el principal problema del país, el nacionalismo. Sin embargo, todo es un engaño óptico para que el único proyecto socialista desde hace años, la institucionalización de la desigualdad absoluta entre españoles, inherente a su concepto de federalismo asimétrico, se lleve a cabo. Así que hablemos de lo que importa del Gobierno.

Se ha aplaudido con efusividad hasta la rendición al nuevo Gobierno por la designación de Borrell como Ministro de Exteriores. Es esencial que exista una política de comunicación exterior denunciando las mentiras de los secesionistas y él es gran figura para dicha tarea por su lucha contra el separatismo, aunque nunca la percibí contra el nacionalismo. Pero al único miembro del Gobierno que se ha enfrentado con los separatistas le envían fuera de nuestras fronteras porque no es un interlocutor válido para que los del Ku Klux Cat acepten el Federalismo asimétrico. ¿Acaso pretende Pedro Sánchez fingir oposición mediante encuentros de exteriores bilaterales con el Gobierno de Cataluña?. ¿Recuerdan a Margallo debatiendo con Junqueras? Pues eso.

Los focos, las redes y los platós encumbran a quienes no han ganado las elecciones, y aquí estamos, aguantando esta exaltación, emoción e ilusión aireada a los cuatro vientos de los miembros del nuevo Gobierno, achispados en su propia fama que huele a la caspa de las opiniones oficiales y obedientes sin atisbo de genialidad analítica y política.

Y mientras, los episodios de violencia sobre ciudadanos no separatistas en Cataluña van en aumento, traspasando cada día una barrera diferente. Y mientras, al partido ganador de las elecciones en Cataluña, Ciudadanos, se le prohíbe el uso del espacio público en Vic. Y mientras, se suceden gritos de auxilio de personas pidiendo ¡Libertad!, encerradas en una sala de lo que allí aún llaman Universidad de Barcelona, porque han sido rodeados por una turba violenta que pretende asaltar la sala, dirigidos por una estrella mediática de la cadena protegida de Iceta, Frederich Bentanachs, fundador del grupo terrorista Terra Lliure. Fue pura violencia, y como esto también va de eugenesia lingüística, qué mejor objetivo que un acto en honor al mejor embajador universal de nuestra lengua, Cervantes.

¿Dónde estaban los Mossos? ¿Qué ha dicho el Ministro del Interior, el Juez Grande-Marlaska al respecto? Tendremos que volver a preguntar a Rubalcaba. ¿Qué va a hacer la Fiscalía con los videos del asalto a la UAB, Ministra de Justicia y fiscal Dolores Delgado? ¿O hay que preguntar a Baltasar Garzón?. Y la Vicepresidenta y Ministra de Igualdad, Carmen Calvo, ¿se va a ocupar de que todos los españoles seamos iguales ante la Ley? De los que sufren persecución y opresión del nacionalismo les garantizo que no. Gran cantidad de nombres del pleistoceno socialista que hay en este Gobierno al que imponen el adjetivo de nuevo y moderno, ¿a quién creen que pueden engañar?.

¿De qué sirve haber nombrado a alguien en Economía del favor de Bruselas si Sánchez, es decir, Meritxell, es decir, Iceta, levantan el control, la supervisión de las cuentas públicas a los secesionistas? Por cierto, el control no vino con el 155, fue previo. Grifo abierto para embajadas y CDR´s. Esto no es una irresponsabilidad, es colaboracionismo con el separatismo xenófobo. Gestos, lo llaman en la neolengua progre en la que algunos somos ya bilingües por hartazgo.

Y finalmente, la tarea más importante ha sido encomendada a Meritxell Batet, Ministra de Asuntos Territoriales, que es el nombramiento clave de todo el Gobierno, es decir, Iceta. Que el PSC controle La Moncloa nos lleva al escenario de la “urgente, viable y deseable reforma de la Constitución”. Pero ¿en qué consiste la supuesta solución socialista de nación de naciones?.

El Federalismo asimétrico pretende convertir a las Comunidades Autónomas con presencia nacionalista, los “países catalanes”, País Vasco junto a Navarra y Galicia, en nuevos Estados federados con el resto del país, a lo que no sé si nos dejarían seguir llamando España. Una independencia de hecho y no de derecho que se vería precedida por un referéndum pactado en dichas regiones que será el primer antecedente de la liquidación de la soberanía nacional como ciudadanos.

Esto no va a resolver ni uno solo de los problemas, ya que no es una cuestión territorial, ni es un problema de descentralización. Siempre, desde la E.T.A., ha sido una cuestión de libertades individuales, de derechos civiles, de poder ser quien eres sin que la opresión totalitaria te condene a la muerte civil o real, por pertenecer a la raza o clase estigmatizada y a extinguir. Esto va de existir con dignidad en libertad. La única cuestión es que seamos una nación de ciudadanos libres e iguales, o no. El federalismo asimétrico socialista acaba con todos esos principios fundamentales, ni habrá nación, ni seremos libres en esos territorios, ni seremos iguales en nada. Pero tranquilos, que tenemos Ministra de Igualdad.

Ellos establecen el relato, falso, de la existencia de dos bandos en Cataluña a los cuales equiparan en todo, en legitimidad y en racionalidad, aunque sus gestos siempre vayan dirigidos a los separatistas. En Vic pudimos ver claramente ambos bandos, a un lado de la plaza los proscritos, mis compañeros de Ciudadanos con Inés Arrimadas a la cabeza, lanzando el grito de auxilio ¡Libertad! tras haberles prohibido la celebración de un acto; en el otro lado, los de las esvásticas amarillas les amenazan para que se larguen de sus calles. Con esta ficción de bandos equiparados, el socialismo pretende situarse en un plano de superioridad moral sobre ambos, erigiéndose en árbitro y por tanto como el único que puede ostentar el poder. Resulta moralmente insoportable bajo cualquier norma básica de dignidad y libertad de la persona la equidistancia de los socialistas, ya que con la misma, legitima la barbarie de la xenofobia y el totalitarismo de los nacionalistas.

Creo sinceramente que esto no es el pago a PdCat, ERC y demás separatas que apoyaron a Pedro Sánchez en la Moción de Censura, no iban a votar a favor de su fingido enemigo Rajoy. Creo que el apoyo nacionalista en la Moción de censura no es su hipoteca, es su coartada ante ciertos votantes socialistas para permitir un referéndum pactado que excluya a la soberanía nacional, y tras ello, llevar a cabo la reforma de la Constitución que implante el federalismo asimétrico, la España de las desigualdades en derechos y libertades. Ya no les necesitan para mantenerse en solitario en La Moncloa y en el BOE, lo que hagan será porque comparten muchas líneas en su proyecto. Recuerden esto para cuando vuelva a haber Elecciones Generales.

De lo que no parecen darse cuenta los socialistas, proclives al federalismo asimétrico como alternativa a la independencia, es del punto de no retorno que ya han cruzado los separatistas y al que solo se puede hacer frente con el Estado de Derecho y la movilización de la sociedad, porque jamás nos callarán, jamás nos rendiremos, porque de nuestra Libertad depende nuestra existencia, nuestra dignidad y nuestra convivencia.