Este será el legado de Ahora Madrid. Barrios inacabados, atascos permanentes y muchas promesas

Si algo se puede exigir al gobierno de una “macro ciudad” como Madrid es que sus gobernantes tengan la capacidad de gestión. Madrid cuenta en la actualidad con los mismos problemas, si no más, con los que hace tres años llegó Ahora Madrid al poder, y Madrid no puede esperar.
Si algo se puede exigir al gobierno de una “macro ciudad” como Madrid es que sus gobernantes tengan la capacidad de gestión. Madrid cuenta en la actualidad con los mismos problemas, si no más, con los que hace tres años llegó Ahora Madrid al poder, y Madrid no puede esperar. | Fotografía: Ricardo Ricote Rodríguez
Comparte
  • 19
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    19
    Shares

A poco menos de un año de las próximas Elecciones Municipales en Madrid, se abre la veda para que los políticos en el Gobierno Municipal comiencen la ronda de puestas de primeras piedras, de cortes de cintas, o de anuncios públicos de firmas de grandes proyectos urbanísticos y de infraestructuras.

Lo cierto es que la política tiene sus tiempos, y es cierto que normalmente cuándo un nuevo gobierno municipal llega al poder, podemos pensar que ha tenido; un primer año para enterase de que va la cosa en el Ayuntamiento de Madrid, un segundo año para discutir entre sus propios miembros que hacer con Madrid, un tercer año para decidir lo que se ha discutido y un cuarto año, que más lejos de ejecutar lo decidido, sirve para hacer esos grandes anuncios, puestas de primeras piedras y cortes de cintas, que ayuden a ganar votos en las elecciones que se aproximan de ciudadanos atontados, a los que prometer y prometer, y que no sepan de la ineficiencia demostrada por su gobierno.

Si algún Gobierno Municipal en Madrid ha sido el máximo exponente de esta consecución de años de legislatura sin hacer nada ha sido este de Ahora Madrid, con el apoyo y consentimiento de los Socialistas de Madrid que le permitieron formar gobierno y no han ejercido su poder y valer para mejorar Madrid.

Si algo se puede exigir al gobierno de una “macro ciudad” como Madrid es que sus gobernantes tengan la capacidad de gestión y toma de decisiones suficientemente desarrollada. Madrid cuenta en la actualidad con los mismos problemas, si no más, con los que hace tres años llegó Ahora Madrid al poder, y Madrid no puede esperar.

Si el Partido Popular, y sus últimos gobiernos municipales de forma más acentuada, dejo Madrid a medio hacer, con barrios inacabados, con problemas de movilidad eternos y con proyectos como Ciudad de la Justicia, Berrocales, Operación Chamartín, etc., tan mal gestionados y con tanta corrupción flotando sobre ellos, la ineficiencia e ineptitud de Ahora Madrid ha contribuido a empeorar esta situación.

La mayoría de estos problemas se han enquistado por la actitud política de Ahora Madrid, que más que venir a gestionar una ciudad y arreglar sus problemas, ha venido a utilizar la capital y a los madrileños como experimento demostrativo de sus políticas de lo superficial y lo fácil.

Es más fácil intentar sacar a la luz los problemas de Calle 30, que no hacer una planificación y transformación eficaz de la movilidad de los madrileños y solucionar el problema heredado del nudo norte de Madrid, fuente de todos los males de la movilidad de cientos de miles de ciudadanos de a diario.

Es más fácil proponer el montar “Artefactos” y cambiar nombres a parques, y más si se elimina el nombre del monarca, que no hacer un plan para dotar a los nuevos barrios de Madrid, como puede ser Valdebebas de infraestructuras y servicios que mejoren la vida de sus habitantes.

Es más fácil ceder unos terrenos para montar el Mad Cool Festival 2018, que pensar como dotar de una mayor capacidad de organización en Madrid de grandes eventos y congresos.

Es más fácil pegarse internamente, con si 15.000 o 11.000 viviendas, que si estos u otros metros cuadrados de oficinas, o cambiar el nombre a la operación Chamartín para que pierda cualquier matiz con lo anterior, que poner en marcha un desarrollo urbanístico en Madrid de ese calado.

Es más fácil liquidar parte de la deuda y fardar de ello, que desarrollar un plan de infraestructuras que terminen con el colapso de M30 y M40 en sus flujos de mañana sur a norte y de tarde de norte a sur.

Es más fácil perder tres años con si el contrato del Open de Madrid de Tenis, esto y lo otro, que dotar a Madrid de infraestructuras deportivas de barrio, sin ejecutar incluso los proyectos de los presupuestos participativos han apoyado.

Es más fácil montar los Foros Locales y generar una red clientelar alrededor de ellos, que ampliar la infraestructura de Centros Culturales y de Mayores que precisan muchos barrios de Madrid.

La frase “de Madrid al cielo” parece ser que procede de la obra de Luis Quiñones de Benavente, titulada “Baile del invierno y del verano” pues en sus versos aparece esta frase, «Pues el invierno y el verano, en Madrid solo son buenos, desde la cuna a Madrid, y desde Madrid al Cielo», conclusión que sacó, según lo publicado en ABC, la periodista Marta R. Domingo, como la más certera después de que ella estudiara otras opciones del origen de esta frase.

Creo que muchos ciudadanos llegarán al cielo desde Madrid antes de que este Gobierno Ahora Madrid haga algo importante por ellos. Si Carmena y los suyos nos siguen gobernando, los ciudadanos nunca podrán pensar que han tenido una tan buena vida en nuestra ciudad, que su próximo destino será el cielo. Las promesas de dejar un Madrid mejor y distinto ya no valen, eso fue lo mismo que prometieron, el verdadero legado que dejará Ahora Madrid son barrios inacabados, atascos permanentes y muchas promesas.

En menos de un año será el momento de un Gobierno en Madrid que sea capaz de hacer y no prometer, que sea capaz de ejecutar y no paralizar con políticas endogámicas, que sea capaz de acercar un poco más a los madrileños al cielo. Si las encuestan marcan la línea, muy probablemente Begoña Villacis será la próxima alcaldesa, para entonces Ciudadanos en Madrid tendrá que tener muy claro, que ejecutar, cómo ejecutarlo, con que presupuesto contar y quienes serán los capaces de gestionar su programa, programa que no pude ser otro, que el terminar con los grandes problemas de Madrid.

Miguel Ángel Robles Élez-Villaroel