El PSPV/PSOE a la deriva

2602
Ximo Puig
Ximo Puig
Comparte
  • 119
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    119
    Shares

Ir a la deriva, definición que utilizamos cuando algo o alguien por diversos motivos  sigue un rumbo erróneo, sin intención de cambiarlo, a veces por no saber que transita en el camino equivocado pero en la mayoría de ocasiones por que, aun sabiendo que sigue un camino alejado a lo que sus principios predican, sigue en el mismo por que antepone sus propios intereses a los del bien común, lamentablemente este es el camino por el cual transita el PSOE en general y el PSPV en particular.

El PSPV/PSOE, ha demostrado en muchas ocasiones incongruencias en sus actos. Es capaz de pedir mayor financiación para la Comunidad Valenciana y después votar a favor del “cuponazo vasco”, ¿cómo se puede pedir una financiación justa para todos y al mismo tiempo votar a favor del “cuponazo vasco”?, esto es como pedir justicia para uno mismo pero no negarse a una injusticia que te perjudica, así actúa el PSOE de Pedro Sánchez y el PSPV de Ximo Puig, incongruentes por norma.

Pasamos de la incongruencia a la complacencia, en ese estado gobierna el PSPV/PSOE con sus compañeros de Compromís.
Complacencia por permitir que Vicent Marzá haga de la Educación lo que le venga en gana, con o sin sentencia del Tribunal Supremo.
Complacencia por permitir que de los impuestos del contribuyente valenciano, se financie medios digitales en Cataluña (más de 120.000 €) que apoyan la independencia, como también la apoyan públicamente muchos cargos de Compromís.
Y así un sinfín de complacencias hacia Compromís y en contra de los intereses de TODOS los valencianos.

Ximo Puig, Presidente de la Generalitat Valenciana y Secretario General del PSPV/PSOE, demuestra ser incongruente con sus actos y complaciente con sus socios de gobierno, podríamos decir que su formar de gobernar es la suma más fatídica para los intereses de los valencianos.

Y mientras tanto, el PSPV/PSOE sigue cosechando peores resultados cada vez que se celebran elecciones, ya sean generales o autonómicas, recogiendo los frutos de nefastas políticas, de influenciables y pésimas compañías (Podemos/Compromís) y de como dije anteriormente, intereses puramente partidistas que lo único que han logrado es que pierdan toda credibilidad, para seguir sin rumbo y completamente a la deriva.