El fracaso del modelo de Participación Ciudadana de Ahora Madrid

Un reglamento mediocre en cuanto a su funcionamiento, junto con una concepción de participación ciudadana que busca la confrontación con la representatividad otorgada a los partidos políticos democráticamente por medio de sufragio, son los dos pilares del fracaso
Un reglamento mediocre en cuanto a su funcionamiento, junto con una concepción de participación ciudadana que busca la confrontación con la representatividad otorgada a los partidos políticos democráticamente por medio de sufragio, son los dos pilares del fracaso | Foto: Ahora Madrid
Comparte
  • 16
  • 103
  •  
  •  
  •  
  •  
    119
    Shares

Todas las expectativas que generó en la sociedad civil la llegada al Gobierno Municipal de Madrid de Manuela Carmena y su equipo, se han visto frustradas en estos tres años. Asociaciones vecinales, deportivas y culturales vivieron con ansiedad los años de gobierno del Partido Popular en Madrid, años dónde poco a poco estas figuras de la sociedad civil se fueron disipando, o lo que fue aun peor, por la marginación que sufrían se fueron politizando intentando buscar el apoyo de la oposición que el PSM e Izquierda Unida ejercían contra el PP en el Ayuntamiento de Madrid.

Además de esta frustración de los agentes de la sociedad civil, la ciudadanía, esa que sin participar de forma activa en asociaciones o movimientos si está interesada por lo que sucede en su ciudad, ha visto como se han generado unos espacios de participación, que bien por su mala planificación y estrategia, por las deficiencias en la capacidad de gestión o simplemente por no tener conocimiento adecuado, desde el Gobierno del Ayuntamiento de Madrid no han sido capaces de hacerlos funcionar.

Los llamados Foros Locales en los que se suponían se articularia esta participación ciudadana han sido un ejemplo claro de ejecutar un proyecto con ineficiencia. Un reglamento mediocre en cuanto a su funcionamiento, junto con una concepción de participación ciudadana que busca la confrontación con la representatividad otorgada a los partidos políticos democráticamente por medio de sufragio, son los dos pilares del fracaso de estos Foros Locales.

Los modelos de participación en el ámbito de la toma de decisiones deben tener distintos procesos que tengan un claro nexo de unión y orden, sin estos principios, la participación para la toma de decisiones evidentemente es un fracaso. Si tomamos como ejemplo procesos participativos en entornos más reducidos, como puede ser por ejemplo un consejo de administración de una empresa, todos ellos basan el proceso de toma de decisiones con un ciclo de información, análisis, propuesta y decisión, con ese orden e interconectados entre ellos. Los Foros Locales, en su propia conceptualización es un modelo en el que se ha perdido este equilibrio, pues los dos primeros parámetros han sido eliminados del proceso prácticamente, dado que el soporte que desde los órganos de administración y político debe darse en esa parte de información y análisis son un desastre, dejando el peso en la parte propositiva, y acentuando el fracaso y la frustración de los participantes, pues se termina eliminando, en la mayoría de los casos, la capacidad de toma de decisión de los participantes ejerciéndola por los poderes políticos establecidos en los plenos de las Juntas distritales.

Si a esta realidad, contrastada por la actividad que se ha producido en este tiempo que estos Foros Locales llevan funcionando, unimos la escasa seducción que el modelo ha suscitado en la ciudadanía no ligada al asociacionismo o a los propios grupos políticos, dado que la participación es nula eliminando a miembros des estos colectivos, nos encontramos ante un modelo que está comprobada ya su ineficiencia y no cumple con sus objetivos.

Si nos centramos en el otro ámbito de participación qué Ahora Madrid ha implantado como un hito de suma importancia, los Presupuestos Participativos, el principal fracaso ya no está en el propio modelo, que perfeccionado podría ser de utilidad para hacer participe a los ciudadanos en las inversiones que debe de realizar o en determinar algunos proyectos a realizar, el fracaso está en la falta de capacidad ejecutiva del Gobierno Municipal, pues existen proyectos, como resultado de esa participación, que llevan dos años parados en el sueño de los justos por falta de capacidad en gestión y ejecución presupuestaria.

La descentralización que ha propuesto Ahora Madrid, ese elemento que podría facilitar el aproximar la administración a los ciudadanos por medio de unas mayores competencias de las Juntas de Distrito y que vendría a poder favorecer una mayor participación,  les está siendo imposible ejecutarla, tanto por causas exógenas, como puede ser la herencia de contratos centralizados que el PP comprometió por encima de los tiempos de una legislatura, o por causas endógenas, como es la falta de capacidad ejecutiva demostrada.

Ahora Madrid ha trabajado el modelo de descentralización únicamente desde el punto de vista de la política, quiere dotar a las Juntas de Distrito de una mayor capacidad de debate, de discusión, pero no sobre cómo optimizar la gestión de los centros descentralizados que son las Juntas de Distrito. La mayoría de la actividad de los Plenos en los distritos, además de dedicar gran parte del tiempo a culpabilizar al PP de todos los males de la Ciudad, o al revés, a que el PP culpabilice de cualquier problema a Ahora Madrid y su socio de gobierno municipal el PSM, ocupa su tiempo en cómo llamamos a un parque, que grupos musicales acuden a las fiestas de los barrios, que nombre se pone a en un centro cultural o un centro de mujeres, etc., todo aquello que a la mayoría de los ciudadanos les importa, pero no les preocupa, y así el fomento de la participación es imposible, pues la preocupación de los ciudadanos se basa en cómo mejorar su movilidad, su seguridad, las actividades culturales y deportivas programadas y que funcionen bien los centros donde se imparte, la limpieza y cuidado de la ciudad y los servicios básicos que se prestan desde el Ayuntamiento. Pero de eso en los Plenos de la Juntas Descentralizadas, poco o nada.

Las mesas de los Foros Locales más activas son las de festejos, cultura, feminismo y género, etc., o aquellas de los barrios donde existe un conflicto, así siendo importantes estas materias dudo que sean las qué más preocupan al ciudadano y por eso su bajo interés en participar.

Para que la participación ciudadana tenga éxito esta debe basarse en la proximidad a los órganos de decisión, y hoy por hoy, las Juntas de Distritos están muy alejadas de estos órganos de decisión. La importancia de tener verdaderos Concejales de Distrito, que sean elegidos directamente por los ciudadanos del mismo, sería un primer paso que podría aproximar a los ciudadanos a los órganos de decisión real que es Pleno del Ayuntamiento. Eliminar la capacidad política de las Juntas de Distrito descentralizando la gestión de forma mas activa y haciendo participes a los ciudadanos de esta gestión, mediante procesos participativos, está alejado del modelo planteado. Ahora Madrid ha creado un engendro, más encaminado a desarrollar el clientelismo y la politización de la gestión, por otro lado, esa gestión que debe ser eficiente en si misma sin la implicación de decisiones políticas que cambian y avanzan o retroceden, en función de uno u otro resultado electoral.

Si en aspectos de gestión presupuestaria o de proyectos este Gobierno Municipal de Ahora Madrid está siendo ineficaz, en Participación Ciudadana no podría desentonar. Ha generado la decepción de los colectivos y una falta de interés de los ciudadanos por participar. Madrid, como gran capital europea, no debe perder este tren de la participación de los ciudadanos en la vida de la ciudad, o será una ciudad muerta, donde sus habitantes, habiten, pero no vivan la ciudad como suya. Busquemos hacer un Madrid de los ciudadanos.

Miguel Ángel Robles Élez-Villarroel