Dos largos días en el Parlament han dejado claras las posturas, aunque sigue sin verse luz en le horizonte

0
288
Parlament de Catalunya | Foto por: https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Enfo
Parlament de Catalunya | Foto por: https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Enfo
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Podríamos definir estos dos últimos días de debate en el Parlamento catalán como el fin de la democracia en aquel lugar y el renacer de la esperanza de que regresará. El fin de la democracia en aquella Cámara quedó patente en el incumplimiento de leyes y normas aprobadas y refrendadas por una mayoría, de una falta de respeto a sus propios juristas y a su Comité de Garantías, a la Unión Europea, al Comité de Venecia que orienta sobre como hacer que una consulta sea válida, y hasta al grupo a que pertenece PDECat, ALDE. Ninguneó a la oposición que representa más votos catalanes que todos los independentistas juntos, y además el tiro que llevaban en la recámara les salió por la culata. Venían defendiéndose de las acusaciones de Inés Arrimadas (Ciudadanos) sobre que ni tienen la mayoría cualificada de 2/3 de los votos que se exige para modificar el Estatut, ni representan a una mayoría de catalanes ya que están ahí unicamente gracias a la ley electoral, y lo hacían con el argumento de que tenían 82 escaños, apropiándose de los de Cat si que es Pot gracias a la ambigüedad de Pablo Iglesias y de Ada Colau.

Fue precisamente un diputado del grupo donde esta Podemos, Coscubiela, el que dio una lección de fidelidad a su ideología y al mismo tiempo a la ley. Nos recordó a Unamuno y dijo “No quiero que mi hijo viva en un país donde la mayoría tape los derechos del resto”. Su discurso fue aplaudido por toda la oposición de pie, C’s, PSC, PPC, aunque no por todo su grupo parlamentario. Sus mandamás, los más radicales de Podemos no han visto claro sus argumentos y ya se plantean echarlo. Eso es precisamente lo que nos anima, que hay algún radical independentista en Podemos que no se levantó ni se emocionó, como sabemos que hay en PDECat quien no ve correcto el saltarse la ley aunque la depuración interna ahí va por delante, pero que en conjunto han logrado aprobar su “ley” con solo 71 votos. Esto confirma las palabras del grupo de Ciudadanos, la ley se aprueba sin el respaldo de una mayoría de catalanes, aparte de ser ilegal en forma y fondo.

Ciudadanos anunció una moción de censura proponiendo a Inés Arrimadas como candidata y con el único objetivo de convocar elecciones para que hable el pueblo de todo lo ocurrido. La moción se perderá pero si CsqeP votara a favor, habría ganado en mayoría de votantes. En cualquier caso el Gobierno de Rajoy ha dejado hinchar el globo pensado que se iría desinflando y se caería solo, pero el globo sigue creciendo porque el Gobierno les ha dado aire para seguir soplando hasta hoy. Ya no hay otra solución que pinchar el globo y dejarlo que estalle. Los partidos constitucionalistas tienen la fuerza, la razón, la mayoría, y la ley de su parte. Solo nos falta por ver si Colau e Iglesias se ponen del lado de la ley o con la insurrección. Sabemos que quieren un referéndum legal, pero eso no se consigue presionando, se consigue por el camino legal que marca la Constitución, y por lo tanto con la mayoría suficiente que otorgan las urnas.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 3 =