Cuando el docente no es decente

0
489
Qué pena que haya docentes tan poco decentes, qué pena el daño que hacen y qué pena que PP y PSOE quieran mirar a otro lado
Qué pena que haya docentes tan poco decentes, qué pena el daño que hacen y qué pena que PP y PSOE quieran mirar a otro lado
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Llevo mucho tiempo leyendo “casos aislados” de familias que se quejan por tener problemas con la escolarización de sus hijos. Cada vez son tantos esos “casos aislados”, que han superado el milenio de quejas por parte de las familias. Pero os voy a analizar cómo empezó todo. Yo acabé mi primera especialidad en 1999, ese año ya no podía ir a opositar a ciertas partes de mi país. Estaba lo que se conocía como territorio MEC y luego el resto: Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia y País Vasco; más tarde, se unió a este grupo de los “guays” Islas Baleares y actualmente Navarra. Tienen en común que tienen otra lengua cooficial reconocida en nuestra nación, lo cual es precioso y muy enriquecedor para esos alumnos y esas zonas de España. Pero… ¿porqué no podemos ir a trabajar los castellano parlantes? ¿Por qué ellos tienen una libertad de movimientos en toda la nación? Para mí, aquí empezó todo. En ese preciso m omento en que las competencias autonómicas en calidad educativa pasaron a las autonomías y el estado central no movía un dedo para evitar barreras y diferencias ENTRE IGUALES.

El problema fue que aumentaron dichas competencias, desapareció por completo el territorio MEC y ahora ya cada comunidad va por libre, con tanta libertad que crean sus propios contenidos curriculares, en algunas comunidades como la catalana, hasta se modifican contenidos en libros de texto y hemos llegado a oír o leer verdaderas burradas.

Esta parte me preocupa, pero hay una más sangrante. LOS NIÑOS, resulta que son víctimas de estos egos políticos, de estos “déjame estar”, de que el ministerio no cuide de sus derechos. Resulta que en estas comunidades cada vez hay menos cabida al castellano, en Cataluña se limita a la hora del estudio de la propia lengua. El artículo 27 de la Constitución, en el que se recoge el derecho de libre elección de las familias para la educación de sus hijos, se vulnera libremente, ni cuando el TC sentencia, nada, ellos están por encima del bien y del mal.

Luego nos preguntamos porque hay estos resultados educativos, pues porque hace muchos años que no existe un proyecto nacional.

Pero insisto, aquí las víctimas son nuestros alumnos. Dicen que un maestro enseña según le enseñaron o todo lo contrario. Yo he de agradecer a mis maestros de EGB, doña Mari Carmen, Don Luis y Don Cruz, todo lo que con ellos aprendí, ellos fueron los primeros, sin ellos saberlo, en hacerme amar esta profesión. Cada día entro en mi aula enciendo las luces y pongo la fecha, preparo la pizarra digital y bajo a por los niños a la fila. Suena el timbre y pasamos del silencio al sonido de las ruedas de las mochilas y las voces alegres de los alumnos. La escuela es alegría, es vida, es sueño, es respeto y aprendizaje. Pocas cosas satisfacen más a un maestro, que cuando les enseñas a leer y comienzan a reconocer las letras, cuando leen las sílabas y cuando por fin leen las palabras completas, la sonrisa en la cara del aprendiz es igual de grande que la del enseñante. Cuando escriben por primera vez su nombre… ¿acaso hay algo más bonito que esto?

Pues por desgracia, hay docentes que no son decentes y usan su poder, que es muy grande ante un alumno, para inculcar odio a su país, en este último mes, en Cataluña y su deriva a la mayor de las locuras, la convivencia en algunos colegios es terrible, el adoctrinamiento es brutal. Insultos a España, la Policía Nacional y la Guardia Civil, vierten mentiras de acoso y represión, sacan a los niños a la calle a las puertas de comisarias a insultar… ¿esto es educar? NO, ESTO ES ADOCTRINAR EN EL MAYOR DE LOS ODIOS.

Piden diálogo pero ellos no dialogan, señalan a los que ni piensan igual. No son pacíficos. Ciudadanos lo denuncia en el Congreso y les insultan allí, en las Cortes, pobre educación, que escondida y asustada está. Qué pena que haya docentes tan poco decentes, qué pena el daño que hacen y qué pena que PP y PSOE quieran mirar a otro lado. Gracias a Ciudadanos por permanecer firmes en defensa de todos estos niños que sufren este acoso a diario.

Marta Sanz Gilmartín

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cinco =