Conciliación Laboral y Familiar (I): Un reto para España

Con políticos incapaces de reconocer los problemas que se presentan en la sociedad ¿cómo vamos a pretender que los aborden?

0
820
No es la primera vez que publico sobre la Conciliación Laboral y Familiar en España. Durante mis primeros años de lucha por dar visibilidad a este problema me encontré silencio
No es la primera vez que publico sobre la Conciliación Laboral y Familiar en España. Durante mis primeros años de lucha por dar visibilidad a este problema me encontré silencio
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No es la primera vez que publico un artículo sobre la Conciliación Laboral y Familiar en España.   Escribí mucho en el pasado en periódicos locales, blogs de asociaciones y, de una manera más informal, en mi perfil en algunas redes sociales.

Durante mis primeros años de lucha por dar visibilidad a este problema me encontré principalmente silencio y también algunos comentarios desafortunados como “eso no le interesa a nadie”, “el Gobierno no puede hacer nada” y “no tiene solución”.  Muchos de esos comentarios venían de personas que llevaban toda su vida laboral dedicada a la política, profesión en la que el requisito principal debería ser la vocación de servir a los demás.  Con políticos incapaces de reconocer los problemas que se presentan en la sociedad ¿cómo vamos a pretender que los aborden? ¿podemos esperar que nos ofrezcan soluciones?  Lo fácil es no hacer nada y este tema no es una excepción.

El punto de inflexión en cuanto a la percepción de la clase política sobre la Conciliación fue el acto de Ciudadanos dedicado a las mujeres durante la precampaña electoral para las elecciones generales de diciembre de 2015.  En este acto celebrado en Barcelona, las palabras más repetidas fueron conciliación, horarios, familia, igualdad, etc.  Ciudadanos acababa de dar el salto a la política nacional pero ya llevaba años luchando por unos horarios laborales racionales en Cataluña.

Volviendo a aquel 3 de noviembre de 2015.  A partir de esa fecha todos los partidos se subieron al carro de la Conciliación.  Aunque cada uno en su estilo: Carolina Bescansa hizo una escenificación en el Congreso con bebé incluido, Susana Díaz expresó su intención de que los colegios abrieran 24 horas, y Rajoy reaccionó varios meses más tarde hablando de imponer a las empresas cerrar a las 18:00.  Mi conclusión fue que sólo Ciudadanos sabe lo que es la Conciliación.  Los demás no han entendido nada.

Acostumbrados los españoles a que las promesas electorales se las lleve el viento, todos los que luchamos por la Conciliación real nos llevamos una gran sorpresa cuando en enero de 2016 Ciudadanos, recién llegado al Congreso, registró un paquete de propuestas sociales en las que la Conciliación era uno de los principales puntos.  Sin duda, si en España algún día llegamos a un equilibrio entre familia y trabajo, tendremos que agradecérselo a Albert Rivera y su equipo que pusieron la primera piedra.

Ciudadanos no nos ha defraudado porque nos demuestra a diario que sus promesas no son papel mojado. A diferencia de otros partidos, no es ajeno a los problemas sociales.  Albert Rivera lo dejó claro en una entrevista en televisión: “los españoles tenemos poco tiempo para nuestros hijos, para nuestras parejas, para nuestros mayores, para hacer deporte…”  Ciudadanos sí conoce los problemas de nuestra sociedad y no tiene miedo a enfrentarse a ellos.

Para finalizar, este primer artículo introductorio quiero recordar que la No-Conciliación es una de las causas del absentismo laboral, el fracaso escolar, las adicciones de los adolescentes, la obesidad infantil, etc. En definitiva, repercute en la productividad de las empresas y en la felicidad de las familias.  No es de extrañar que nuestro país tenga una tasa de fecundidad de 1,3 hijos por mujer y siga cayendo.  Y es que nos vemos obligados a elegir entre trabajo e hijos y muchas mujeres deciden renunciar a los hijos. Debemos reflexionar sobre este asunto y preguntarnos si España se puede permitir esta situación durante mucho tiempo.

En mis siguientes artículos iré desgranando como, desde mi punto de vista, se pueden ir corrigiendo los errores del pasado para que España llegue a tener el nivel de Conciliación del que disfrutan otros países europeos.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Nueve + 3 =