Conciliación (IV): La importancia de la corresponsabilidad

779
Corresponsabilidad
Corresponsabilidad
Comparte
  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12
    Shares

Hace dos años ya que el Congreso declaró el día 23 de marzo Día de la Conciliación Familiar, Laboral y Personal y la Corresponsabilidad.

Respecto a la Conciliación Familiar y Laboral ya he escrito varias veces en este medio y no he dudado en responsabilizar a los políticos de los horarios laborales irracionales que tenemos en España, porque no han sido capaces de tomar ninguna medida a pesar de reconocer el problema.

Sin embargo, la Corresponsabilidad en los Hogares es un asunto muy distinto, pero no menos importante ya que es el primer paso hacia la Conciliación.  Es un asunto distinto porque no podemos culpar de la No-Corresponsabilidad más que a nosotros mismos.  Vivimos en una sociedad con mentalidad machista donde es frecuente oír la pregunta “¿tu marido te ayuda?” y la aceptamos.  Lo cierto es que la mujer se ha incorporado al mercado laboral mientras que el hombre sigue sin implicarse en las tareas domésticas en la misma medida.  A pesar de que los horarios laborales son iguales para hombres que para mujeres, es la mujer la que sigue asumiendo la mayor parte de las tareas de la casa y por tanto el tiempo que le dedica es mucho mayor.

Es cierto que en las parejas jóvenes los hombres realizan tareas que no realizaban nuestros padres pero también es verdad que muy pocos están dispuestos a cambiar sus horarios de trabajo para realizar estas tareas.  Y es que una cosa es “ayudar” y otra cosa es hacerse responsable, compartir, en definitiva “corresponsabilizarse”.  Es la mujer la que incluso está dispuesta a renunciar a un empleo para realizar un trabajo al que se le otorga poco reconocimiento social por no estar remunerado.

Además, son las mujeres las que realizan esas tareas llamadas “invisibles”, esas tareas que parece que no existen pero sin ellas sería imposible la buena marcha del hogar, como pedir cita para tutorías y médicos, atender las circulares del colegio, hacer la lista de la compra, ordenar, llevar y traer niños de clases extraescolares, etc.  Un trabajo poco valorado y que nunca deja tiempo para el descanso.  Solo nos damos cuenta de su valor cuando no están hechas

Esta desigualdad es una barrera que nos imponemos nosotros mismos.  Las madres animamos a nuestras hijas a que estudien, les decimos que pueden llegar a donde se propogan, pero no les damos el ejemplo adecuado.  Y eso no es educar en igualdad.

Los hombres, por su parte, no deben tener miedo en implicarse, no deben dudar en decir en la empresa “hoy no puedo”, no deben considerarse menos hombres por poner la lavadora o por ir a comprar el disfraz del niño para el festival de Navidad.  Al contrario, dedicar tiempo a los demás, da un valor añadido a cualquier persona, y corresponsabilizarse en cualquier tarea proporciona una sensación gratificante.

La falta de Conciliación entre la Vida Laboral, Familiar y Personal en nuestro país, además de ser la principal responsable de la preocupante tasa de natalidad y de la brecha salarial, causa estrés y sentimiento de culpa en las mujeres porque se creen responsables de niños, mayores y dependientes que no están bien atendidos.  Motivos suficientes para darle al problema de la Conciliación prioridad absoluta en el calendario político.  Gobiernos, empresas y familias deben implicarse.

Que tengáis todos un feliz día y que conciliéis.

Teresa Tuero Jordán
Teresa Tuero Jordán