Conciliación (III): El camino hacia la igualdad

1017
Teresa Tuero Jordán
Teresa Tuero Jordán
Comparte
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    21
    Shares

En 1975 la ONU declaró el 8 de marzo Día Internacional de los Derechos de la Mujer.  Hoy este día se celebra en muchos países del mundo, reivindicando la igualdad de género frente a los desafíos sociales, económicos y políticos.

El motivo de la elección de esta fecha se remonta al 8 de marzo de 1857, cuando cientos de mujeres trabajadoras de una fábrica de textiles de Nueva York salieron en una marcha reclamando que sus salarios se igualaran a los de los hombres que ganaban más del doble por el mismo trabajo.  Esta marcha se saldó con la trágica cifra de 120 mujeres muertas debido a la violencia con que la policía la dispersó.

Quién nos iba a decir que dos siglos más tarde en la mayoría de los países desarrollados las mujeres seguiríamos luchando por reducir la brecha salarial y acabar con la desigualdad de género.  Pues sí, en 2018 y a pesar de que todos los ciudadanos tenemos los mismos derechos y obligaciones ante la ley y disponemos de las mismas oportunidades para acceder a la educación y al mercado laboral, existe un techo de cristal para las mujeres que no logramos romper.

Pero ahora centrémonos en España.  Estos días se han publicado varios estudios y, aunque no se ponen de acuerdo en el porcentaje exacto de esa brecha salarial, todos coinciden en que la mujer recibe un salario sensiblemente más bajo que el hombre por el mismo trabajo, misma jornada y con la misma cualificación.   Una situación injusta que no podemos permitir que se siga alargando en el tiempo.

Grafica de datos del INE donde se observa que los puestos peor remunerados están copados por mujeres
Grafica de datos del INE donde se observa que los puestos peor remunerados están copados por mujeres

En el acto organizado por Ciudadanos el 24 de febrero con motivo de la presentación de su Ley contra el  paro y la precariedad laboral, Albert Rivera dejó clara su propuesta para acabar con la brecha salarial “La brecha salarial sólo se reducirá con conciliación”.  No puedo estar más de acuerdo.  Cuando los hogares y las empresas asuman que la familia no es sólo cosa de mujeres, se acabará con la marginación de la mujer en el mercado laboral.  Para acabar con esa mentalidad machista necesitamos luchar desde dos frentes: corresponsabilidad en el hogar y medidas de conciliación en las empresas.  Estas medidas de conciliación en las empresas deben estar enfocadas a los puestos bajos e intermedios y tienen que estar consensuadas por todos los agentes sociales.  Y el primer paso lo debe dar el gobierno.

Sin embargo, no puedo negar que me decepcionó enormemente la propuesta de Pedro Sánchez para reducir la brecha salarial.  La idea de multar a las empresas que paguen más a un hombre que a una mujer por el mismo trabajo, no sólo es una medida muy difícil de ejecutar sino que a medio plazo sólo lograría que las empresas contrataran a un menor número de mujeres.

Además de esa propuesta del líder del PSOE, poco más puedo decir de lo que propone su partido para acabar con la desigualdad, más allá de unas cuantas promesas electorales poco ambiciosas de las que nunca más se supo.

Respecto al Partido Popular no podemos negar que la Ley de Reducción de Jornada por Guarda Legal promulgada por el Presidente Aznar en 1998 fue un punto de inflexión en cuanto a la conciliación.  Esta ley la recibimos las españolas con los brazos abiertos hace 20 años.  Con las largas e inflexibles jornadas laborales que tenemos en nuestro país, muchas familias vieron en la reducción de jornada la solución a la conciliación de la vida familiar y laboral, a pesar de llevar implícita la correspondiente reducción de salario.   Sin embargo, poco tiempo más tarde se comprobó que esa ley estaba aumentando  la marginación laboral de la mujer, ya que, según las Encuestas de Población Activa (EPA) más del 95% de las reducciones de jornada y excedencias solicitadas corresponden a mujeres y además acogerse a estos derechos las blinda en la empresa. Por tanto, las empresas temen que las mujeres en edad fértil, esto es hasta los 45 años, al tener hijos pidan reducciones de jornada, excedencias o simplemente dejen el trabajo.  Si a esto le sumamos la diferencia existente entre los permisos de maternidad y paternidad, el resultado es que entre un hombre y una mujer con la misma formación y la misma experiencia, muchas empresas prefieren contratar al hombre.  O a la mujer, si acepta un salario más bajo.

Lamentablemente, a pesar de los perjuicios causados por esta ley, durante los últimos años no ha cambiado nada.  Era de esperar que en la Reforma Laboral de 2012 se incluyera algún punto dedicado a la conciliación, pero no fue así.  El Gobierno dejó pasar esa oportunidad.  Así que, a fecha de hoy, la reducción de jornada sigue siendo la única herramienta que tenemos la mayoría de los españoles para conciliar. Es verdad que Mariano Rajoy sí ha hablado en varias ocasiones de establecer una hora de salida en las oficinas, y tampoco nos han faltado promesas electorales en ese sentido.  Pero el Partido Popular, como en tantas otras cuestiones, jamás ha dado ningún paso para llevar a cabo ninguna de estas promesas.  Una vez más, el inmovilismo del PP nos impide avanzar.

Sin embargo, si hay algo que caracteriza a Ciudadanos es que sus promesas no se quedan en simples palabras.   Con sus 32 diputados y en el año y medio que lleva la legislatura, ya han hecho más por la conciliación y la igualdad que PP y PSOE juntos en varias legislaturas.  En los puntos 66, 67 y 68 del Pacto de Investidura están reflejadas las propuestas de Ciudadanos para lograr la conciliación familiar y laboral: recuperar el huso horario GMT, flexibilización de la jornada laboral, implementar fórmulas de teletrabajo, establecer una bolsa de horas para asuntos propios, ampliar el permiso de paternidad, generalizar la custodia compartida, etc.  Algunos de estos puntos ya se han puesto en marcha.  Por ejemplo, gracias a Ciudadanos los padres españoles ya pueden disfrutar de un permiso de paternidad de 4 semanas que se convertirá en 5 cuando los presupuestos sean aprobados.  También gracias a Ciudadanos las mujeres autónomas ahora disfrutan de beneficios por ser madres. Y también Ciudadanos está impulsando una ayuda de 1.000 euros para las familias con hijos de 0 a 3 años.  Y esto no ha hecho más que empezar.

En materia de Igualdad, Ciudadanos sí nos representa.