Cómo entender el abrumador trasvase de votos a Ciudadanos

2652
Albert Rivera
Albert Rivera
Comparte
  • 75
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    75
    Shares

Lo dicen las encuestas y lo dice el continuo goteo de afiliaciones que recibe este partido cada día. El fenómeno ha sido consecuencia de un largo proceso, de una tendencia que ha estallado en los últimos meses de forma tan espectacular que requiere una profunda reflexión. Lo que parece evidente es que se han sumado dos efectos concurrentes, los méritos de Ciudadanos y los deméritos de los demás partidos. Empecemos por analizar estos últimos.

Hubo una caída importante en Podemos y pasan los meses sin que retorne al origen y ni siquiera apunta a recuperarse. Era previsible que coqueteando con los independentistas, la transversalidad, y las simpatías de Colau con el Procéss, un bloque de sus votantes rechazasen esa actitud y desapareciera de sus filas. Aún así los fieles seguidores no parece que vayan a descender mucho más porque están ahí independientemente de lo que diga o haga Pablo Iglesias. Sus seguidores toleran lo que ha hecho con Errejón, con Bescansa, o que dé los apetecibles cargos a sus parejas.

El PSOE todavía lo tiene peor para crecer. Muchos de sus votantes no logran admitir que se sostengan a gobiernos de Podemos en lugares tan visibles como Madrid, Barcelona, Zaragoza, A Coruña, Cádiz, y tantos otros. Son votos que se han ido para no volver, votos moderados que no gustan de la simpatía con la izquierda radical ni tampoco con el hecho de que su partido haya forzado un 155 tan blando que hace que los mossos, las televisiones y radios independentistas sigan operando sectariamente.

Del PP poco se puede decir porque poco ha hecho para evitar la sucesión de actos delictivos en Cataluña, poco y tardío. Si a eso le sumamos los juicios de corrupción y que no ha habido una regeneración con gente limpia de toda duda, podemos predecir que probablemente siga bajando.

Muchos de los votantes de estos tres partidos presididos por lideres que suspenden en bloque, han encontrado refugio en Ciudadanos ¿porqué? porque es el partido sin pasado corrupto que ha demostrado capacidad de negociación a derecha e izquierda, porque ha sido coherente y vehemente en Cataluña, sin concesiones, advirtió del peligro, pidió el 155 ya el 6 de septiembre, pidió elecciones a final de Enero donde ya habría perdido el independentismo, porque carece de retórica demagoga, tiene a Inés Arrimadas enfrentándose a la irracionalidad sin templar gaitas y tiene al líder más valorado en todas las encuestas, al único que aprueba, Albert Rivera. Mucha gente ha comenzado a ver en Ciudadanos al pragmatismo, al partido que arranca logros en todos los lugares donde sus votos son necesarios empezando por los Presupuestos Generales del Estado, y que esos logros tienen un fuerte carácter social. Las acusaciones descalificadoras ya no hacen mella.

Queda un año para las elecciones municipales y autonómicas, y quizás dos para las Generales, período en el que pueden cambiar muchas cosas y ojalá cambien. No es deseable un país donde la derecha o la izquierda no tengan una representación importante con unos lideres creíbles, pero visto lo visto parece muy difícil que España no siga la senda de Francia y que no sea Ciudadanos quien decida si gobierna con el PP o el PSOE. Seguramente lo hará con quien quiera negociar sobre un programa liberal y progresista, pero con una gran ventaja, que aunque tuviera mayoría absoluta probablemente buscaría consenso y amplias mayorías para poder modificar de una vez la Constitución y lograr esos cambios deseados, empezando por pinchar la burbuja política.