Ciudadanos se ha consolidado demostrando responsabilidad y sentido de Estado

1907
Rivera ha denunciado “la oposición de los viejos partidos a poner en marcha medidas de regeneración democrática”, como acabar con los aforamientos o una reforma de la ley electoral
Rivera ha denunciado “la oposición de los viejos partidos a poner en marcha medidas de regeneración democrática”, como acabar con los aforamientos o una reforma de la ley electoral
Comparte
  • 152
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    152
    Shares

Las últimas encuestas publicadas tras la celebración de las elecciones autonómicas catalanas del pasado 21-D, vienen a confirmar no sólo la progresión y consolidación de Ciudadanos, sino que el bipartidismo en sí como sistema está tocado de muerte. Los de Rivera evolucionan muy favorablemente, y amén de la animadversión que provocan en su “señoría” Gabriel Rufián, se han convertido en una gran preocupación para los prohombres del Partido Popular y del Partido Socialista, quienes inicialmente consideraron que las formaciones nacidas bajo el paraguas de la denominada nueva política tenían carácter coyuntural y fecha de caducidad, que lo suyo era cuestión de tiempo. Sin embargo, las aguas no han vuelto a su cauce, y aunque Podemos ha perdido intensidad, la formación naranja anda disparada, crecida y fortalecida, convirtiéndose en una amenaza de consideración para el viejo eje izquierda-derecha.

Las encuestas pronostican que el avance de Ciudadanos les llevaría a recibir un millón y medio de votos, o más, que los obtenidos en las elecciones generales de junio de 2016, alcanzando en el arco parlamentario entre 54 y 100 escaños, y a  arrebatar tanto a PP como a PSOE en las próximas elecciones autonómicas y municipales muchos de los puestos que en la actualidad ostentan, dado que el trasvase de votos a la formación liderada por Albert Rivera proviene de ambos flancos, reafirmándose que Ciudadanos no se sitúa ni a la izquierda del Padre, ni a la derecha del Hijo, lo suyo va de otra cosa.

La formación naranja se ha consolidado sin haber entrado en ningún gobierno y prácticamente sin historia que lo avale y, sin embargo, desde su irrupción en el panorama político nacional ha demostrado responsabilidad y sentido de Estado. Ha acudido cada vez que ha sido llamado, y aun siendo la cuarta fuerza política en el hemiciclo, ha sido capaz de negociar y consensuar, tanto un Acuerdo de gobierno con el PSOE en febrero de 2016, como un Pacto de investidura con el PP en agosto de 2016, con el objetivo de dar estabilidad a España. En ambos casos fueron incluidos Puntos y Medidas con ADN ciudadano.

Determinante, muy determinante ha sido el papel jugado en la cuestión catalana, su causa original. No solo ha mostrado apoyo incondicional y sin fisuras al Gobierno de la nación en la aplicación del art.155 de la Constitución ante la intentona de Declaración Unilateral de Independencia del separatismo catalán, sino que ha mantenido una posición firme y contundente en su compromiso con la unidad de España y el cumplimiento del orden jurídico constitucional, alineándose desde sus inicios y hasta el día de hoy con esa silenciada y descohesionada sociedad catalana que ha sabido poner en valor que para Ciudadanos España, es su condición sine qua non.

Sin embargo la trayectoria de Ciudadanos no se limita a estas secuencias, va más allá  y  tras la celebración de la primera ejecutiva de este año, Rivera ya ha anunciado iniciativas legislativas para afrontar reformas del mercado laboral, y  del obsoleto y anquilosado sistema electoral,  sobre eliminación de aforamientos a políticos y prohibición de indultos a condenados por casos de corrupción, regulación de los lobbies y despolitización de la Fiscalía y del Consejo General del Poder Judicial. Pisando fuerte.

Ciudadanos va bien, muy bien, in crescendo, y esta circunstancia preocupa muy mucho al resto de formaciones políticas. Muy temidos están los rufianes, maíllos, hernandos y compañías varias, que a la pregunta ¿Ciudadano, tú?, ya no sorprenda la respuesta: Sí, sí. Ciudadano yo, y este y ese y aquel…