Bomberos Ciudadanos

0
639
Los pirómanos Puigdemont, Junqueras, Forcadell siguen prendiendo fuego a las instituciones flameando a su antojo la convivencia de los españoles y catalanes
Los pirómanos Puigdemont, Junqueras, Forcadell siguen prendiendo fuego a las instituciones flameando a su antojo la convivencia de los españoles y catalanes
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los pirómanos Puigdemont, Junqueras, Forcadell y su banda siguen prendiendo fuego a las instituciones flameando a su antojo la convivencia de los españoles y catalanes. No suelen llevar antorchas encima porque las reparten en forma de subvenciones a sus asociaciones afines para que sigan llevando la llama del odio hacia España a todos los estamentos sociales y culturales.

Desde la transición democrática se han ido produciendo incendios de mayor o menor grado y bastante localizado que se fueron sofocando por los propios incendiarios, utilizando para ello las concesiones que llegaban desde el partido gobernante de turno o a base de dinero blanco y negro mediante pactos secretos. El humo que llega desde hace meses empieza a ser irrespirable, la sociedad está a punto de la asfixia por intoxicación.

No podemos decir que los abrasadores separatistas no hubiesen avisado, el 9N ya nos propiciaron una buena dosis de pseudodemocracia achicharrante, eso sí perimetrada por el hoy recolector de crownfoundings Artur Mas. En estos momentos el incendio está descontrolado: la fauna empresarial huye despavorida, todo se quema, desde los Pirineos profundos y la bravas costas del Norte pasando por las cosmopolitas ciudades de las faldas del “Monte de los Judíos” y la tierra “Leyda” de labriego y cosecha. El fértil valle del Ebro arde también en llamas y amenaza con acabar con la autoestima de la capital más antigua de España, la Tarraco imperial.

Ha sido el Fakereferéndum el explosionante de los instintos incineradores de los catalanes de buena fe, o errónea fe según como se mire, y no es la CUP, ANC y Omnium los culpables chamuscadores, esto es obra de los líderes golpistas. ¡¡¡Arde Roma¡¡¡ mientras los Nerones entonan su poema, “Tomba, Tomba”.

Es el momento de la acción, no se trata de encender fuegos en otros lugares como quiere Podemos, no se puede apagar el fuego con pistolas de agua como pretende el PSC o de dejar que el fuego se consuma para no tener que apagarlo como hace el PP. Únicamente se extinguirá contundentemente como pide Ciudadanos; desde la constitución, la intervención, la normalidad y la democracia en urnas de verdad.

Los hidroaviones del 155 apagarán los focos más calientes e impedirán que arrasen con todos los bosques de convivencia, sin embargo necesitamos las brigadas terrestres que apaguen cada rincón y sofoquen con tolerancia, paciencia  y dialogo todos los fuegos golpistas. No es el momento de repoblar las zonas dañadas, ya llegará el momento que volverán a crecer las malezas y con las chispas adecuadas seguirán provocando llamaradas. Ahora se requieren Bomberos Ciudadanos que con valor y determinación curen las quemaduras, sofoquen los ánimos, actúen con prevención y con mucho valor.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × tres =