Begoña Villacís representa a la clase media en Madrid y debería ser la futura alcaldesa.

Begoña Villacís
Begoña Villacís
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Estamos a poco menos de dos años de unas nuevas elecciones municipales en Madrid. Con el alto grado de incertidumbre que existía en las últimas elecciones, estas marcaron un antes y un después en el gobierno municipal. Desde el año 1991 al 2015 el PP había mantenido la alcaldía de Madrid postergando a los partidos de izquierda a la oposición durante estos veinticuatro años. Este periodo de gobiernos del PP se consiguió gracias al apoyo que los conservadores obtuvieron de una clase media predominante en la capital.

La crisis que castigo duramente a la clase media, el peso negativo que sobre el PP de Madrid hacían los múltiples casos de corrupción, la pérdida de confianza en la gestión municipal del PP por culpa de generar una deuda desmesurada y apartarse de las políticas liberales con importantes incrementos en impuestos y tasas municipales. Eso, junto con la elección de candidata por el PP como posible alcaldesa de una Esperanza Aguirre ya amortizada para capitanear cualquier proyecto político, fueron las causas de los resultados que todos conocemos e hizo perder la alcaldía de la capital al PP, castigado electoralmente por una clase media que se sintió defraudada.

En todo este panorama irrumpió Ciudadanos que, con una nueva figura política, Begoña Villacís, obtuvo un buen resultado ante la realidad que tenía Cs en ese momento, dado que tan solo seis meses antes de esas elecciones decidió participar en ellas y no disponía el partido de una estructura mínima para la campaña. Con esos siete concejales que obtuvieron, a Begoña Villacís y los suyos solo le quedaba hacer una oposición constructiva pero firme, intentando influir en mejorar la vida de los madrileños.

La mayoría social de los madrileños ocupa ese espectro tan heterogéneo que es hoy en día la clase media. Begoña Villacís es una ciudadana en el que la clase media madrileña se puede reflejar dado que sus experiencias, tanto profesionales como en su vida privada, la aproximan como prototipo de esta clase media, otorgándola la capacidad de conocer en profundidad sus necesidades y que se debe defender en beneficio de esta amplia mayoría de ciudadanos. Madre de dos hijas, extrabajadora en un bufete de abogados privado antes de su incorporación a la política y con aficiones culturales y de ocio de buena urbanita, Begoña Villacís ha tenido y mantiene aún como representante político, una mentalidad y costumbres como muchos de los que nos podemos considerar iguales a ella y miembros de esa clase media.

Dentro de dos años tendremos lo más seguro que elegir entre una terna de candidatos a la alcaldía de Madrid, pues visto lo que hicieron los socialistas madrileños de apoyar a Ahora Madrid y ante el giro Sanchista del PSOE, tengo claro que irán en coalición, bien previa o posterior a las elecciones. En esta terna el perfil de representante del Partido Popular será el de siempre, sea quien sea, un o una “profesional de la política”, que nunca ha salido de las cuatro paredes de la Administración o las instituciones. El candidato de Ahora Madrid con el seguro apoyo de los socialistas, y ante los posibles relevos de Carmena, no sé si se apellidará  Errejón, pero si no, será como el, un personaje del ámbito teórico Universitario, esos que han estudiado Ciencias Políticas pero de la realidad de la vida y no la teoría, saben poco.

Ninguno de estos posibles candidatos conocerá como Begoña Villacís conoce, tercer miembro de esa terna de candidatos, que pasa cuando tienes que moverte por la ciudad en tu vehículo privado o en transporte público para cruzarla entera desde tu residencia a tu trabajo. No saben lo que es tener que contribuir con tu trabajo y esfuerzo en una empresa o en tu pequeño negocio, a que la cuenta de resultados sea positiva. No saben que es hacer filigranas para que impuesto de bienes inmuebles, de circulación y las tasas municipales que te cobran para qué ellos los malgasten, no te dejen sin unos días de vacaciones con tus hijos. Dudo que sepan lo que es tener la carga de una familia, de atender a esas necesidades familiares y compaginarlas con la vida de estrés que te produce una ciudad como Madrid.

La clase media en Madrid ya no necesita taparse la nariz, para ir a votar a un PP, cuya corrupción es una metástasis permanente que le invade todo el cuerpo. La clase madia en Madrid ya no tiene que mirar hacia la izquierda, esa que sube los impuestos municipales y tasas para poner carriles bicis sin bicis, restringir mis capacidades de movilidad y malgastar mi dinero en informes de consultoras para sus fines políticos.

La clase media en Madrid tiene un referente político, alguien como ellos, que comparten los mismos problemas, las mismas necesidades, que puede representarles y gestionar bien un municipio como Madrid por sus capacidades y conocimientos, esa futura alcaldesa se llama Begoña Villacís. Además de ese conocimiento y esa proximidad a lo cotidiano, Begoña Villacís tiene un perfil político muy necesario en nuestros días, defendiendo los derechos de igualdad, preocupándose de cerca de los asuntos sociales y queriendo mejorar la situación de los desfavorecidos, como ha demostrado en estos dos años en la oposición en el pleno del Ayuntamiento. Una nueva política que seguro llegará al éxito.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + siete =