Antonio Escohotado expone que ‘los liberales detestamos la genuflexión inherente al comandante supremo’

0
377
Mario Vargas Llosa y Antonio Escohotado en una mesa moderada por el periodista y escritor Jorge Bustos - Escuela de Verano de Ciudadanos (Cs)
Mario Vargas Llosa y Antonio Escohotado en una mesa moderada por el periodista y escritor Jorge Bustos - Escuela de Verano de Ciudadanos (Cs)
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y el filósofo Antonio Escohotado exponen su visión intelectual sobre el liberalismo progresista en la Escuela de Verano de Cs

Los escritores y pensadores Mario Vargas Llosa y Antonio Escohotado han compartido este viernes en la Escuela de Verano de Ciudadanos (Cs) su visión intelectual y filosófica del liberalismo. Una doctrina que para el primero ha traído “los mayores progresos sociales y económicos al mundo” y para el segundo supone “recordar siempre que ser ecuánimes y esforzarnos por comprender al otro no implica renuncia alguna a lo que el corazón pide, sino aceptar la realidad como es”.

Vargas Llosa y Escohotado han departido por espacio de hora y media en una mesa moderada por el periodista y escritor Jorge Bustos bajo el título Liberalismo y Progreso. “No hay liberales intolerantes, que crean en verdades absolutas”, ha defendido el Premio Nobel de Literatura, puesto que la esencia del liberalismo es huir del dogmatismo que caracteriza a otras ideologías: “El liberalismo es inseparable de la tolerancia, un principio democrático que es muy reciente en la Historia; reconoce que puede equivocarse y el adversario puede tener razón en ciertas circunstancias”.

Abrazar ese camino, ha enfatizado Vargas, es lo que augura un futuro “prometedor” a Cs, que este fin de semana celebra en Madrid el ciclo Liberalismo es Progreso, dedicado al debate y a la reflexión sobre dichos campos. “Los liberales detestamos la genuflexión inherente al comandante supremo”, ha añadido Escohotado, quien sigue “sin entender por qué otros se postran por gusto” y renuncian al pensamiento crítico y la libertad individual.

“Los liberales demócratas no han dejado de encauzar su respeto por los demás celebrando la autonomía y el mérito”, ha concluido el filósofo, antes de apuntar un alegato ensalzador del discurso optimista: “Afirmar es siempre más valiente y sustancial que negar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 4 =