Añadiendo etiquetas

0
689
Pablo Iglesias
Pablo Iglesias | Fuente: Barcelona En Comú
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El otro día, mientras disfrutaba de una exquisita comida, esta se me atraganto. No fue porque la engullera con nerviosismo o rapidez por no llegar a tiempo a mi cita, sino por las declaraciones que escuchaba mientras me llenaba el buche. Pablo Iglesias, con firmeza y teniendo fe en las palabras que su lengua pronunciaba alegaba que el Gobierno se ha apoyado en un partido de extrema derecha para solventar la situación de Cataluña, en alusión a Ciudadanos. No cabía en mi asombro, no sabía si reír o gritar de rabia.

Me hace gracia como somos una cosa en función de las circunstancias y a gusto de nuestros rivales. Hace poco éramos la muleta del PP, la marca blanca de la formación Popular. Ahora, somos la extrema derecha. Cada día somos algo distinto. Cada día nos llaman con un seudónimo diferente o nos atribuyen una etiqueta nueva.

Lo que no se dan cuenta, es que en Ciudadanos no tenemos etiquetas, no tenemos ideología más que la del sentido común. Una razón que nos prohíbe saltarnos la Ley, cosa que han hecho en Cataluña. Ilegalidad que los señores de Podemos están defendiendo con meros fines electorales y partidistas. No les importa España, solo su trasero, su coleta en el caso de Iglesias. Quieren contentar a todo el mundo, no se mojan, pasan sin pena ni gloria. Su bandera no es la rojigualda, ni la tricolor, sino la del oportunismo. Su ideal político no es el comunismo, sino el oportunismo.

En lugar de construir, destruyen, algo que cualquier mentecato puede hacer. Solo los mejores arquitectos son capaces de instaurar grandes edificios sólidos y grandiosos. Desacreditando al contrario es su única arma y sus únicas propuestas pasan por minusvalorar las acciones de sus rivales. Hablando en plata, jugar sucio. Llevar la contraria al resto, marcar la diferencia, aunque las iniciativas de los otros partidos sean las más lógicas. Ahora, en lugar de defender la Constitución, carta que les ha dado la legitimidad que antes no tenían, reglas que les han brindado la oportunidad de poder subirse a la tribuna de oradores del Congreso y decir las desfachateces a las que nos tienen acostumbrados. Constitución, que ahora no solo no defienden, sino que quieren destruirla. Hacer explotar al sistema que les ha dado los derechos con los que ahora cuentan.

Si Ciudadanos es de extrema derecha… ¿Ellos que son? ¿Ultra izquierdistas? ¿Mega izquierdistas? ¿Neo Marxistas? No cabrían calificativos para definir lo que representan. No ven la viga que tienen en el ojo mientras juzgan a los demás como si tuvieran autoridad para ello. Una potestad que el señor Iglesias no tiene por el hecho de que sus opiniones son de todo menos objetivas. El hombre que no ve los presos políticos de Venezuela, pero si en España.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 4 =