Albert Rivera, el líder del cambio

2939
Albert Rivera Jóvenes líderes del mundo
Albert Rivera
Comparte
  • 248
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    248
    Shares

Cuando a principios de junio de 2017 Albert Rivera viajó a Virginia (EEUU), invitado por Juan Luis Cebrián y Ana Botín, a participar en las reuniones del Club Bilderberg, se oyeron voces críticas en los mentideros del Congreso sobre la idoneidad de tal invitación. El Club Bilderberg, foro político y económico denominado por muchos como el “Gobierno del mundo en la sombra”, ejerce un papel de influencia global donde los asuntos a tratar en los debates son considerados secretos al más alto nivel, es obligatorio acudir a todos ellos durante los tres días que dura el evento y no se permite a los asistentes escoger su agenda. Esta cita se celebra desde 1954 cada año y los debates de este foro han regido los destinos del planeta, no es algo baladí. Unos cien líderes mundiales se reúnen en torno a esta famosa y secreta cita, desde Jefes de Estado y de Gobierno hasta los directores y editoriales de los medios más importantes de Europa y América del Norte (televisiones y editoriales), pasando por Jefes de Estado Mayor, dirigentes de los bancos centrales, altos funcionarios de las Agencias de Inteligencia y Consejeros Delegados de grandes multinacionales con un peso relevante en las economías más destacadas del mundo. Según todos los rumores, nadie llega a ocupar un puesto importante sin haber sido miembro de este Club con anterioridad. Como ejemplo observamos que en el gobierno francés han entrado tres de los últimos invitados de la delegación francesa al Club.

Esta invitación quería subsanar los tropiezos de Juan Luis Cebrián en ediciones anteriores del evento, como ocurrió, por ejemplo, con el estreno de Soraya Sáenz de Santamaría calificado de “tormentoso” en la cita del 2012 en el hotel Westerfields Marriots de Chantilly. Allí Soraya tuvo que escuchar duras críticas de posiciones alemanas a las medidas del gobierno español ante la crisis económica que azotó el país y su impacto en la situación económica del momento. En el Steering Committee, comité directivo del Club, Juan Luis Cebrián ha sido sustituido por Ana Botín, en una clara apuesta por la renovación de la representación de España en el mismo. Este año 2017 Rivera fue presentado como la “joven promesa española” ante dicho Committee y fue acogido con agrado por los miembros del mismo. ¿Qué les llevo a dictaminar a su favor para su ingreso en el Club más poderoso del planeta?

La clave: Europa

Uno de los debates del Club Bildelberg en su reunión del 2017 fue la construcción de la UE y la imperiosa necesidad de crear un ejército europeo único. El debate del año anterior de 2016 giró sobre el Brexit y su impacto en la economía europea y mundial, el problema de la migración en Europa, el panorama político y la economía norteamericana, la temida y a la vez amiga China, la sempiterna Rusia, el siempre presente Oriente Medio, la seguridad cibernética, la política de precios de energía y materias primas, la precariedad en la clase media trabajadora y las innovaciones tecnológicas y su impacto en la economía. De la reunión del 2017 se han conocido los temas tratados, los cuales fueron la Administración Trump, los escenarios y las opciones en las relaciones Trans-Atlánticas, la Alianza Trans-Atlántica de Defensa (municiones, bytes y dólares), la dirección de la Unión Europea, la posible ralentización de la Globalización, trabajos, ingresos y expectativas no realizadas, la guerra contra la información, por qué crece el populismo, el papel de Rusia en el orden internacional, Medio Oriente, proliferación nuclear, China y eventos actuales. Únicamente nos detendremos en el punto más importante para la entrada de Rivera: la dirección de la Unión Europea.

Rivera escuchó atento los debates sobre este tema del que él ya había adelantado su postura. El Club Bildelberg aboga por ceder soberanía de los países miembros de la UE a favor de su construcción al mismo tiempo que la creación del Ejército europeo único. ¿Qué piensa Rivera de este tema? El partido que lidera, Ciudadanos, redactó en 2015 el documento “Europa y más Europa” y fue presentado en Cádiz por Rivera rodeado por su Ejecutiva y el equipo económico de Ciudadanos. En él se aboga por un “procedimiento especial para la transferencia de soberanía a la UE” y defiende a una España dentro de la misma apostando por su “pertenencia y permanencia” a través de un “reconocimiento constitucional”.

Siguiendo en la línea europea Rivera ha estrechado lazos en Europa a través de nuestro vecino Francia. Rivera es conocedor que el país de la Revolución francesa va a ser el revulsivo de la nueva Europa, la nueva y joven locomotora política que va a tomar el relevo de la ajada aunque poderosa Alemania. Su flamante vigesimoquinto Presidente de la República, Emmanuel Macron, y su movimiento político En Marche! es un espejo donde Rivera puede encontrar su propio reflejo. Su imagen internacional se ha visto destacada en los últimos tiempos con la diplomacia del beso practicada con Donald Trump, aunque no funcionara en el asunto iraní sí que tuvo un efecto positivo en los medios. Por este motivo Ciudadanos ha reforzado la conexión francesa y su línea de trabajo ha pasado por reforzar los lazos con Macron y su equipo. No es casualidad que Rivera se entrevistase con uno de los hombres fuertes del presidente francés en Salamanca a comienzos de marzo, Pieyre-Alexandre Anglade, como tampoco la visita de dos miembros de su ejecutiva, Roldan y Rodríguez (Secretario de Programas y Áreas sectoriales y Secretaria de Juventud, respectivamente)  al encuentro nacional de juventudes (JAM, La República en Marcha, LREM) del partido de Macron, en Nogent sur Marne a las afueras de París. Todos estos movimientos al sur de Europa tienen un objetivo claro: reforzar estrategias de conexión de cara a los comicios europeos de 2019. Rivera es un hombre con visión de futuro, no quiere cerrar puertas, con prudencia pensará que existe una posible alianza para dicho futuro europeo próximo, lo mismo que pasa por la cabeza de Macron. Ambos son inteligentes, su amplia visión en perspectiva les permite mirar a medio y largo plazo, ambos son líderes en un plano que sobrepasa el ámbito nacional. Su meta en Europa: superar el viejo bipartidismo de conservadores y socialistas. El progreso liberal está en marcha.

El foro de Davos: conexiones de liderazgo

En el foro de Davos de este 2018 Macron ha unido fuerzas con Angela Merkel para reforzar el proyecto reformista europeo. Tras la fallida estrategia frente a Trump, los aliados han dejado claro que el multilateralismo francoalemán es la mejor vía para dar un nuevo impulso a las aspiraciones europeas de ser un agente destacado en la nueva globalización tras la crisis del 2008.  Esta línea es la más adecuada para hacer frente a los nuevos movimientos nacionalistas y populistas que quieren convencer a la clase media del fracaso del modelo globalizado. “El proteccionismo no es la solución” declaró Merkel en Davos, por ello pidió más Europa y más fuerte. No existe la posibilidad de afrontar por separado el problema, o juntos o fracaso. Por su parte Macron dejó clara su postura: “Si no le puedes asegurar a la gente que la globalización es buena para ellos, habrá nacionalistas y extremistas que quieran deshacerse del sistema. Y ganarán. Y no pasará sólo en Francia, pasará en todos los países”. Este pensamiento puede unirse sin duda al nacionalismo imperante en un rincón de Europa: Cataluña.

En Davos son conocedores de que Europa necesita adquirir ese papel perdido de potencia en bloque, por ello el primer paso es hacer frente al incipiente nacionalismo que puede quebrar a la vieja Europa. Los líderes mundiales miran a España como el comienzo de esa lucha contra el nacionalismo pero no ven en el gobierno actual a ningún político digno de ser reforzado. Sin embargo Macron tiene un amigo que está plantando cara al peligro potencial separatista y que trae frescura al panorama político español: se llama Albert y está preparado.

Tras un breve vistazo a la situación actual en el caos que vive España todavía hay un resquicio para la esperanza. Un joven político con fuertes ideas de construir de nuevo Europa con bases sólidas está destacando por encima de la vieja y tradicional oposición socialista. Su partido, Ciudadanos, ha sido el único que no se ha amedrentado ante el nacionalismo catalán, eso le ha llevado a ser considerado por los españoles el político mejor valorado según el sondeo del CIS de abril. Tras dos años de crecimiento en todas las encuestas nacionales Ciudadanos está listo para entrar en el poder autonómico en las elecciones del 2019 y, un año después, en las generales del 2020.

Albert Rivera: Joven líder mundial 2018

Por todo lo anterior expuesto el Foro Económico Mundial (Davos) ha decidido incluir a Rivera en el listado del 2018 de las cien personalidades menores de cuarenta años bajo el paraguas de “Jóvenes líderes del mundo”. No es una cuestión baladí, Rivera está destinado a presidir el gobierno de España, en Davos necesitan gente joven y preparada que afronte los retos de la nueva era de la globalización dentro de los parámetros de la legalidad y la cordura, y Rivera es el candidato perfecto. No está solo, ha conformado equipos por todo el país de gente más que preparada, lo sabe, nada puede fallar, se ha rodeado de los mejores. Todas las encuestas del país eligen a Rivera como el sucesor natural en la Moncloa de Mariano Rajoy, es el líder mejor valorado gracias a su papel en la crisis catalana y a sus impulsos reformistas a través del apoyo a los presupuestos generales del 2018, ha llegado la hora de traer aire fresco a la joven democracia española. Ha llegado la hora del cambio, la hora de los nuevos líderes, el progreso liberal que debe luchar frente a los nacionalismos en Europa. Rivera tiene un importante papel, debe liderar el cambio.